Visión de un mexicanoMonterrey
Más del autor

La inversión extranjera en Nuevo León y en México y la relación con China


Durante el año 2018, el estado de Nuevo León fue el líder de Inversión Extranjera Directa (IED) en México. El 11% de la IED que entró al país se estableció en esta entidad 

Sin duda, esto ayudó a que el desarrollo económico de Nuevo León se consolidara. Hoy en día, alrededor del 40% de las empresas multinacionales más grandes de México y 500 de las empresas extranjeras se encuentran en Nuevo León. En términos de industria, la mayoría de las compañías aquí establecidas son del sector de manufactura, de manufactura avanzada, incluyendo a la industria automotriz, electrodomésticos, aeroespacial, metal mecánico, etc. Por su parte, la IED, calculando la participación de la inversión por países, Estados Unidos representó casi el 50%, Corea del Sur, el 16%, y Japón, el 7 por ciento. Quizás la pregunta interesante es ¿por qué la inversión de China, considerado como el país de fabricación más grande, sólo contribuye con poco más del 2 por ciento?

Según datos de la Secretaría de Economía federal, hay casi 1,200 sociedades mexicanas con inversión china en su capital, en México (1,196), de las cuales muy pocas se encuentran en Nuevo León, y aún representan un porcentaje muy bajo en el país. No obstante de que este porcentaje puede parecer bajo, es importante recordar la situación global actual de China, y sobre todo el enorme potencial que estoy plenamente convencido tiene y tendrá en México en los próximos años, especialmente ahora ante la coyuntura de la guerra comercial que vive con la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. México les representa una plataforma idónea con sus 13 tratados de libre comercio, con 52 países, para continuar abasteciendo el mercado norteamericano.

Según el informe sobre las inversiones mundiales del año 2017, publicado por la CNUCYD, China fue el tercer receptor de flujos de IED, sólo sobrepasada por Estados Unidos y Reino Unido. Según una comunicación del ministerio de Comercio de China de principios de 2018, y en medio de las restricciones del gobierno del gigante asiático a la inversión de sus ciudadanos en el extranjero, los flujos de IED hacia China crecieron constantemente en 2017, mientras que los flujos salientes de IED disminuyeron. Algo contradictorio, pero que sin embargo ya cambió. 

Grandes capitales chinos están comprando empresas emblemáticas que ahora son de capital asiático, un ejemplo de ellas son Lenovo, Johnson Electric, Volvo, General Electric división Wind Power, por mencionar solo algunas.

El flujo de inversión de China en Nuevo León de 1999 al año 2017 era de $31.51 millones de dólares. Tan sólo el año pasado, ya se rebasó la inversión recibida en casi 18 años. Hasta junio de 2018, México tenía una inversión acumulada proveniente de ese país por el orden de los $1,937 millones de dólares.

El comercio total entre México y China pasó de $63,621 millones de dólares en 2012 a $81,900 millones de dólares en 2017; es decir, el comercio bilateral entre los dos país es de casi $82,000 millones de dólares. Estas inversiones son principalmente "intrafirmas"; es decir, alrededor de 78% de lo que importamos son bienes intermedios, 11% bienes de capital y 11% bienes de consumo. Los sectores más representativos son electrónica, automotriz y minería. De esta forma, China es el segundo socio comercial de México, mientras que nosotros somos el lejano socio comercial número 13 de China.

 Por distintas razones he tenido la oportunidad de visitar China por más de una docena de veces, desde hace casi 20 años. Estas vistas me han permitido constatar el enorme crecimiento que ha tenido esta nación. El común denominador en todas mis visitas era la atracción de IED a México. En semanas pasadas, ahora en mi trabajo en Finsa, líder en el sector inmobiliario industrial en México, tuve la oportunidad de visitar China nuevamente, acompañando al área comercial para visitar a unos clientes potenciales, en Hangzhou y Beijing. Esto, es parte de un esfuerzo que se está realizando para tener una mayor atracción de empresas de allá, pero lo más importante a destacar es la ventana de oportunidad que México les representa a las empresas Chinas, ante la coyuntura, como mencionamos en párrafos anteriores, sobre la guerra comercial entre China y Estados Unidos, México es la plataforma idónea, utilizando su ventaja competitiva con los tratados comerciales con los que cuenta. 

En los últimos tres años, Nuevo León ha recibido más delegaciones de empresas chinas que cualquier otro estado, lo que nos demuestra el interés de los inversionistas por nuestro país y sobre todo la zona norte de México. En el año 2012, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía federal, ingresaron a México alrededor de 49,000 ciudadanos chinos al país, vía aérea, y seis años después (son los datos más actualizados con los que cuento), superaron a 145,000 personas de nacionalidad china que visitaron nuestro país, esto representó un incremento de casi 200% de visitantes chinos a México.

En conclusión, estoy convencido que las negociaciones que se están gestando del T-MEC, las cuales contemplan como prioridad el establecimiento de reglas claras en los certificados de origen, traerá como resultado que más empresas chinas tengan a México como opción para establecer nuevas operaciones y puedan continuar su relación comercial con Estados Unidos, obteniendo ventajas en el tema de aranceles. Es la oportunidad que México no debe dejar pasar.

Sigue leyendo...
Volver arriba