OpenA
En Palabras De Los Psicólogos

La memoria emocional, ¿se pueden modificar los recuerdos?

En Palabras De Los Psicólogos

La memoria emocional, ¿se pueden modificar los recuerdos?

Esta habilidad del ser humano implica el uso de diversas áreas cerebrales, es un mecanismo tan rico como complejo.

Gracias a la memoria nos adaptamos al entorno que vivimos, a nuestra realidad, generamos una identidad propia, aprendemos, crecemos y nos desarrollamos. La memoria está muy relacionada con el lenguaje, ya que es la herramienta principal de comunicación. 

La ciencia ha demostrado que la memoria, siendo limitada, puede estimularse de muchas maneras. Algunas de estas prácticas son: mantener hábitos saludables como alimentación adecuada y ejercicio, la lectura, la escritura, fomentar vida social, relación con otras personas, hábitos de autonomía, realizar actividades nuevas, etc.

Existen muchos tipos de memoria, dependiendo del elemento diferencial que paute la clasificación. William James hablaba de memoria sensorial, memoria a corto plazo y memoria a largo plazo. También existe la memoria verbal y la no verbal. 

Investigadores relevantes como Ebbinghaus han asociado la memoria a la repetición, Barlett puso el acento en el almacenamiento de información mediante esquemas, Miller propulsó la idea de que la información no relevante era desechada. Los años y la ciencia han permitido conocer a fondo esta función. Actualmente se habla del famoso cerebro emocional. 

No todo lo almacenado en nuestro cerebro son experiencias concretas o información consciente. Existe una memoria emocional donde resuena el impacto que dichas experiencias han tenido en la persona, una memoria que almacena cómo nos hemos sentido. 

La historia personal de cada uno está compuesta por eventos que vivimos con mayor o menor intensidad, agradables y desagradables. Lo que graba el recuerdo en la mente no es el tipo de emoción que despierta, sino la intensidad de esta. Es decir no almacenamos más las experiencias agradables o desagradables, sino las más intensas, sean del tipo que sean.

Por ello, tras mucha investigación, se sabe que el aprendizaje está relacionado con el cerebro emocional. Esto ha pautado la metodología educativa actual. Anteriormente se tenía una visión reduccionista del aprendizaje, más relacionado con la repetición de información. 

Actualmente, se aboga por una educación que despierte la motivación del alumno, el interés, la curiosidad. Un aprendizaje que rete, que implique esfuerzo y disfrute. Activando este abanico emocional se consigue mayor almacenaje en la memoria.

Conocer esta función del ser humano nos invita a centrarnos en el presente, en el aquí y el ahora, sabiendo que lo sucedido en el pasado y la manera de vivirlo e interpretarlo, es en parte lo que nos permitirá guiar el presente hacia el futuro que deseamos.

×