OpenA
Neurosis compartidas

La música es nuestra historia

Neurosis compartidas

La música es nuestra historia

Esta semana mis papás hubieran cumplido 55 años de casados. Como soy creyente de que tenemos algo más que esta alocada y demoledora vida terrenal, estoy segura que lo festejaron con una cena y música.

A mi madre le gustaban The Beatles y Abba. Uno de los primeros viniles que recuerdo en la casa es Meet the Beatles!

Estaba en la portada los rostros de Paul, John, George y Ringo en un fondo negro. Me gustaba esa foto.

La mejor canción de ese álbum (editado en 1964), I Want to Hold Your Hand. Lennon y McCartney la cantaban juntos y era la sensación. No sé porque se separaron. ¿Por Yoko?...

‘‘Oh, yeah, I'll tell you somethin’

I think you'll understand

When I say that somethin’

I want to hold your hand

I want to hold your hand’’…

La puedo poner 1,000 veces y me seguirá hechizando. No puedo dejar de lado otros temas de ese disco, como: It Won't Be Long, Don't Bother Me y Not a Second Time, son las de cajón.

Puedo imaginarme a mi madre en los años 60 bailando y disfrutando la mejor agrupación británica de la historia. Gracias a que ella me enseño este gusto musical seguí descubriendo lo mejor que aportaron, tanto en conjunto como por separado. Además, el escucharlo me retorna a mi infancia abriendo el tocadiscos y poniendo el disco de The Beatles, intentando no rayarlo porque repetía una y otra alguna canción. Y dicho sea de paso, a mi tía Pandis también le enloquece este cuarteto.

Mi papá tenía otros gustos musicales iba de los tríos a la música clásica. De sus preferidos, y también mío, Wagner (1813-1883).

La valquiria Die Walküre, WWV 86B es una de sus óperas más renombradas. La música no es acogedora es más que nada potente y augura drama. Puede ser también un impulso a una batalla. La tendría, y ahorita se me ocurre, que poner de despertador para iniciar el día.

Richard Warner fue un estudioso de la filosofía y su gran maestro fue Arthur Schopenhauer y por consiguiente tuvo serios desencuentros con Nietzsche. Mi papá tenía discos de Wagner, libros de Schopenhauer y Nietzshe, todos reunidos en la casa. Y todo esto lo recuerdo cuando escucho las piezas de este gran compositor germano.

Qué momentos, la música es una droga necesaria en nuestras vidas. Nos remonta a momentos icónicos en nuestras vidas, nos da la historia que necesitamos para no olvidarnos. Aplaudo eso y poder tener esos gratos recuerdos. ¿Qué te gusta a ti?

×