OpenA
Carrera por el Imperio

La Unión Europea se propone generar alternativa al programa global de infraestructura de China

Carrera por el Imperio

La Unión Europea se propone generar alternativa al programa global de infraestructura de China

Desde el año 2013, el gobierno de China implementó el programa Belt and Road, que ofrece condiciones competitivas a gobiernos de otros países para la construcción de grandes proyectos de infraestructura.

En la última reunión del G7, EUA mencionó la intención de desarrollar, junto con los otros países miembros del grupo, el programa Build Back Better World, el cual competiría con la iniciativa de China. Por otra parte, a finales del año 2018, la Unión Europea acordó la estrategia de Conectividad Europa y Asia, la cual contemplaba el impulso de proyectos para la mejora de la conectividad de vías, transporte, energía, tecnología, así como la vinculación educativa, cultural, y turística entra ambas regiones.

Recientemente, en el mes de julio, los países miembros de la Unión Europea decidieron trabajar en definir un programa global de infraestructura que compita con la iniciativa Belt and Road de China, el cual se planea tener para su revisión en marzo de 2022, incluyendo ya proyectos específicos.

Mi análisis y prospectiva: La generación de negocios, intercambio comercial, y relacionamiento político están entre los beneficios que China ha obtenido a través de dicha iniciativa. China lleva aún la ventaja de años de operación de su programa, aunado a que las decisiones son de un solo país con un sistema de gobierno centralizado.

Además de decidir si el programa de la Unión Europea será paralelo o formaría parte del que fue anunciado por EUA en la reunión del G7, llamado Build Back Better World, la Comisión de la Unión Europea tiene el reto de consensuar el presupuesto, los requisitos, tipo de proyectos, regulaciones, protocolos de decisión, y las geografías en las cuales se enfocaría su iniciativa.

Un acuerdo común pudiera ser atender como prioridad los países que colindan con la región, basado en el actual programa de conectividad entre Europa y Asia. No obstante, las naciones de la Unión Europea con mayor influencia, como Francia y Alemania, pudieran disentir sobre la preferencia de regiones a beneficiar, basado en sus zonas de influencia, intereses comerciales, y presencia de sus empresas. Para aminorar las diferencias, convendrá definir el tipo de obras de infraestructura en el cual se enfocarán, así como sus objetivos.

La preocupación tanto de EUA como de la Unión Europea, por perder oportunidades de negocio o influencia en otros países, los obliga a competir con China en la disponibilidad

de recursos y ofrecimiento de proyectos a otras naciones, las cuales se verán beneficiadas.

China, por su parte, procurará evitar la conformación de bloques de países que se conviertan en una competencia sostenida, por lo que tendrá acercamientos bilaterales para inclusive proponer proyectos en conjunto. Reflexiones de impacto: los potenciales proyectos de infraestructura representarán oportunidades para las industrias globales de construcción. Convendría a los países en desarrollo desde ahora planear y proponer grandes proyectos para competir por los recursos que están y estarán disponibles a través de distintas naciones.

×