OpenA
Semillas para el alma

Las cicatrices son bendiciones

Semillas para el alma

El ´sello distintivo´ en tu cuerpo es un recordatorio de que libraste una batalla y sigues con vida.

Hace poco un amigo muy querido fue intervenido quirúrgicamente, podríamos decir que está vivo de milagro, pues se libró de un accidente que pudo haber sido fatal, como consecuencia tuvieron que operarlo. 

Me mostró la incisión y lucía algo grande, para él era "terrible haber quedado marcado de esa manera", como me lo comentó, y estaba dispuesto a cualquier tratamiento con tal de borrarla.  "Las cicatrices son bendiciones", le dije con toda naturalidad, porque además la mencionada cicatriz es de lo más fina y estética. "Te han marcado del cielo y te han recordado que libraste una batalla y sigues vivo", completé.

 Eso cambió su perspectiva, me comentó que no lo había visto de esa manera, pero que tenía razón, estaba aquí para contarlo y seguir experimentando este increíble y hermoso trayecto llamado vida. Yo también tengo algunas cicatrices, una de ellas es enorme y nada estética.

Cuando era más joven intenté borrarla sin éxito, hasta que comprendí, precisamente, que era una bendición para mi cuerpo y que, además, me convertía en única y especial, pues era mi sello diferenciador, una especie de ´tatuaje´ en esta tercera dimensión que me tocó habitar.

 ¿Tienes alguna cicatriz? ¿De qué te libró? ¿Qué milagro puedes contar al respecto? Algunas veces estas marcas te recuerdan tu fecha de renacimiento, porque te salvaste de un tumor maligno, de un accidente o de un intento de suicidio.  

Si este es tu caso, y tienes que vivir con tu cicatriz, te sugiero que honres con amor el ´sello distintivo´ que ahora hay en tu cuerpo, porque también es una manera de agradecer al Universo la fortuna que ahora vives.  

Tal vez este hecho histórico para ti y tus seres queridos te hayan hecho evolucionar como ser humano y hayan cambiado algo adentro de ti, que te hace ser más despreocupado y disfrutar más, o, a lo mejor a valorar tu existencia y la de los demás... esas fibras interiores que se mueven bajo su propio proceso se acomodan poco a poco y se convierten en definitivas. 

Por otra parte, si cada situación difícil o complicada conlleva un aprendizaje, entonces tuvo su propio valor. Y, por qué no, tal vez te convirtió a ti en maestro y te volviste ejemplar para quienes hayan vivido algo similar a tu experiencia, como me ha tocado saber de personas que pierden miembros de su cuerpo y se vuelven virales en redes sociales, empoderando a otros más débiles, infundiéndoles alegría de vivir y fuerza para seguir adelante. 

Una vez vi a una chica en la playa que tenía una enorme cicatriz queloide en su brazo (estas son las marcas que quedan abultadas sobre la piel) y ella, viéndolo con humor, supongo, se tatuó un gusanito feliz en colores muy vivos, ¡se veía tan linda! Se dio cuenta que la miraba con empatía y me dijo: "Este bichito es lo que me hace ser yo". ¡Wow!

×