OpenA
En Palabras De Los Psicólogos

Las pequeñas cosas

En Palabras De Los Psicólogos

La labor de la maternidad es importante y significativa en todas las sociedades.

Pónganse a pensar un minuto, gracias a una madre es que naciste, gracias a una madre es que estás aquí construyendo una nueva fase tuya, quizá la tuviste cerca o quizá no, pero gracias a sus cuidados durante el embarazo es que hoy estás leyendo este escrito.

Lamentablemente las madres no recibimos un cheque cada mes avalando el trabajo que hacemos, tampoco salimos en el cuadro de honor al empleado del mes y mucho menos recibimos donaciones por parte de la comunidad por cuidar a los próximos ciudadanos.

No, para nada, culturalmente reducimos la labor de las madres a obligaciones y responsabilidades y no conformes con dejarnos esta responsabilidad, también nos hacen culpables si el producto que exportemos en un futuro sale defectuoso.

Yo creo que eso es así porque la maternidad está compuesta de muchas cosas pequeñas. Los llevamos en nuestra minivan. Lavamos su ropita pequeña. Los llevamos a pequeños viajes escolares, pequeños viajes a la práctica de baseball, pequeños viajes a ver a los abuelos. 

Las mamás con niños pequeños, pensamos en incrementos más pequeños de tiempo –dos minutos de mandarlos al rincón y baños de treinta segundos y de cinco minutos más de sueño. Así que toda esa pequeñez puede reducir la maternidad y hacerla sentir como algo pequeño. Y pienso que a menudo pensamos de las cosas pequeñas como cosas insignificantes.

La verdad es que no nos damos cuenta que invisibilizamos las actividades de las madres, o las reducimos tanto, que si las vemos por separado son tan pequeñas que al parecer no son ni difíciles ni imposibles, pero la pregunta es ¿ y si las juntamos? si, todas esas pequeñas cosas, nos sorprenderíamos de esta matemática apabullante.

En un artículo la semana pasada leía que un sector tremendamente golpeado durante esta pandemia ha sido la maternidad, donde se le ha exponenciado esta matemática, las madres no sólo han sumado actividades, han multiplicado tareas, dividió tiempo y restado ánimos, para sacar esta ecuación llamada familia.

La maternidad responsable es cansada, sí, gratificante, pero hoy no estoy hablando de amor, estoy hablando de lo necesario que es para la sociedad voltear a ver a las mamás que están en casa sosteniendo a su familia, lo cual de cierta manera es el futuro de la sociedad que viene, esa en la que esperamos tengan valores, humanidad, empatía, que genere ingresos y recursos.

Pero si no hay una tregua para la directora de esa pequeña orquesta en gestación, el único resultado no se ve alentador, madres cansadas, agobiadas sobreviviendo apenas, que su preocupación principal es mantener a su familia unida, ustedes creen que tendrán tiempo de fortalecer todos esos valores que necesariamente ocupamos en los próximos ciudadanos.

Estoy de acuerdo que el ejemplo arrastra, miremos el ejemplo que esta sociedad está formando, donde lo que importa es que el exterior se vea bonito y no el interior, vemos niños y jóvenes, más preocupados por tener miles de seguidores en las redes sociales, que levantar el plato de la mesa, en tender su cama, y quien enseña eso… mamá, pero si mamá esta out, ¿quien lo va a hacer?

×