IrrevertenteMonterrey
Más del autor

Quemó camiones y nadie lo detuvo

Los mexicanos pagaremos el muro y ni cuenta nos vamos a dar


Seattle, Washington.- En algo tiene razón Donald Trump, ayer que dio su primer informe de gobierno: el muro se va a construir; los mexicanos vamos a pagarlo y ni cuenta nos vamos a dar.

Les platico: El costo asciende ya a $8,000 millones de dólares debido al retraso provocado por la oposición de demócratas y muchos republicanos. 

El gesto de Trump se endureció al momento en que abordó ese tema y sentenció que, a pesar de todo, pronto iniciará la construcción del polémico muro “porque nuestro objetivo es frenar las drogas y el crimen”. Cito literalmente sus palabras.

Una fuente bien informada acá en el extremo opuesto de donde el presidente norteamericano rindió su primer “State of the Union” me dijo que la constructora seleccionada es la israelí Magal Security Systems, misma que levantó hace 16 años el llamado muro de la vergüenza en territorios palestinos y cisjordanos, para proteger a los habitantes del Estado de Israel, contra las amenazas de sus enemigos árabes de toda la vida.

Vean ustedes la paradoja: La posición del gobierno israelí que avaló su muro de 721 kilómetros de longitud es que se trata de un legítimo medio de defensa ante el terrorismo palestino, que causaba más de 1,000 muertes anuales y que apenas fue terminado, la cifra disminuyó en un 99 por ciento.

En cambio, la postura del gobierno de Trump es que los 3,185 kilómetros de muro entre su país y el nuestro forman parte de un nuevo sistema que busca desalentar la migración hacia Estados Unidos proveniente de México.

Poco antes de su informe a la nación, en una conferencia informal con medios de comunicación acreditados en la Casa Blanca, Trump pecó de claridoso cuando les dijo que dio órdenes de aumentar las facultades de todas las agencias migratorias, lo cual abre la puerta para ejecutar deportaciones masivas en perjuicio de 11 millones de indocumentados que se estima viven en todo el territorio norteamericano.

“Esto hará más seguras a nuestras comunidades”, dijo textualmente y en su primer informe hizo especial énfasis en la adopción que su gobierno hará de un nuevo sistema migratorio basado en méritos y en la capacitación a que estarán sujetos los candidatos, garantizando que los extranjeros no generen costo para los Estados Unidos.

Y justo en este punto es donde se justifica el título de este artículo. ¿De dónde va a salir el dinero para la construcción del muro? El año pasado se expidieron en México 2 millones 225,000 visas de Estados Unidos, a mexicanos que la obtuvieron por primera vez o la renovaron con fines turísticos y de trabajo. El costo promedio de cada visa es de $200 dólares, para un total de $400 millones.

Si el Congreso sigue escamoteándole a su presidente los recursos para construir el muro, lo único que tendría qué hacer el sistema migratorio es aumentar en un 50% el costo en la expedición de las visas y, con ello, los mexicanos estaríamos abonando a la cuenta del muro $200 millones de dólares más por ese concepto.

Entonces, hasta aquí ya van $600 millones de dólares por concepto de visas pagadas por los mexicanos, para el proyecto divisorio de Trump.

Durante 2018, los mexicanos que trabajan en EUA enviaron remesas a sus familiares por casi $50,000 millones de dólares.

Si el Capitolio sigue rejego, lo único que tendría qué hacerse es aplicar un impuesto a cada servicio contratado por los mexicanos allende la frontera, para ese tipo de transferencias. El cálculo más conservador permite sumar a la causa del muro, $2,000 millones de dólares. Entonces, ya llevamos en sólo dos conceptos, $2,600 millones de dólares que se aplicarían para pagarle al proveedor israelí del muro.

Al amparo del TLCAN, las empresas mexicanas obtendrán en 2019 más de $350,000 millones de dólares por la exportación de frutas, hortalizas, bienes, materias primas y otros productos en al mercado norteamericano.

Un solo impuesto compensatorio del 2.2% –que es lo usual– le daría a Trump en un año lo que le falta para construir su muro y hasta le sobraría. Pequeños ajustes fiscales aquí y allá y listo. Murus habemus.

Ese señor no ha dicho que el muro será costeado por su gobierno. Lo que sí dice es que “los mexicanos van a pagar por el muro, y ellos no lo saben”.

CAJÓN DE SASTRE

“Aunque nos pese, creo que tiene razón”, dice la perspicaz, irreverente, mordaz e irónica de mi Gaby.

placido.garza@gmail.com


Sigue leyendo...
Volver arriba