Los riesgos de las dietas yoyo


Si hace unos meses bajaste unos cuantos kilos y ahorita ya estás de nuevo arriba, y acostumbras a sentir estos cambios en tu peso de manera frecuente. Es momento de considerar hacer un cambio más permanente en tu alimentación, un cambio que te mantenga dentro del balance de nutrientes y al mismo tiempo sea compatible con tu estilo de vida. Ya que de esta manera evitamos los riesgos de subir y bajar de peso, los riesgos de las dietas yoyo:

El peso regresa

El problema con dietas de moda donde se recomienda desayunar y cenar licuados o jugos es que para la mayor parte de las personas no es un cambio definitivo (ni saludable). ¿Qué pasa cuando dejamos este tipo de dietas? El peso regresa y hay casos en los que incluso se sube más peso del que se tenía al empezar este tipo de “retos”. Además, es común que el peso que se perdió en su momento al hacer este tipo de dietas sea de músculo.

Cardiopatías

De acuerdo a diversos estudios entre más peso se vuelva a ganar, mayor es el riesgo de cardiopatías. En un estudio realizado por la AHA (American Heart Association) se puede observar que las mujeres con mayor historial de dietas con efecto yoyo tenían peor calificación en lo que la AHA llama Los Simples 7 de la Vida. Los cuales son siete marcadores de estilo de vida considerados como cardioprotectores: “comer mejor”, “estar activo”, “perder peso”, “dejar de fumar”, “reducir niveles de azúcar en sangre”, “controlar el colesterol” y “controlar la presión sanguínea”.

Pensar a corto plazo impide cambios a largo plazo

Cuando realizamos los frecuentes retos de 10 días, detox de 4 días o ejemplos así, estamos pensando a corto plazo con la mentalidad de que las reglas del reto sólo aplican hasta que lleguemos a cierta meta numérica. Una vez que se termine el plazo de tiempo o que lleguemos a cierto peso, es fácil regresar a los hábitos de antes, lo que nos llevará al peso de antes. Mi recomendación es empezar a pensar en un cambio de estilo de vida, empezando con metas como: comer más alimentos sanos, comer menos comida chatarra, hacer ejercicio, dormir bien, etc…

La frustración

Es normal que después de tanto esfuerzo invertido en un reto o dieta de moda, esperemos resultados. Y cuando al pasar el tiempo no vemos dichos resultados o nos damos cuenta de que fueron temporales, un sentimiento de frustración puede acompañarnos. Frustración que puede ser muy perjudicial al asociarla con cualquier tipo de cambio alimenticio, incluso los cambios necesarios y saludables.

Hay que tener cuidado con las dietas de moda (detox, retos, jugos, de licuados etc… ) por las razones mencionadas y muchas otras como lo son el riesgo aumentado de diabetes, hipertensión, hígado graso, etc… Que nuestro objetivo siempre vaya un poquito más allá de la báscula, se trata de buscar un cambio bueno y permanente en nuestras vidas. Rompamos el ciclo de “otro detox más”, “subir y bajar de peso”, “del yoyo”… de la frustración. Que nuestro reto sea cambiar poco a poco nuestro estilo de vida, obteniendo resultados permanentes con hábitos saludables permanentes.

Be Healthy. Be You.

Volver arriba