OpenA
En Palabras De Los Psicólogos

Los tres estados del yo

En Palabras De Los Psicólogos

“Es la manera en la que manifestamos una parte de nuestra personalidad en un momento dado”.

Dentro del leguaje de los psicólogos existe un término llamado ‘yo’; se define como la unidad dinámica que constituye el individuo consciente de su propia identidad y de su relación con el medio; es, pues, el punto de referencia de todos los fenómenos físicos, psíquicos y sexuales.

Desde la teoría de Eric Berne, nosotros nos relacionamos desde tres estados del Yo, el yo padre, el yo niño y el yo adulto, tomando las características que su nombre indica para enfrentar los retos que la vida propia nos va presentando.

Si bien es cierto que cada persona es única e irrepetible, hay ciertas cuestiones que repetimos a la hora de relacionarnos. ¿Alguna vez te ha pasado, que después de una reacción excesiva de rabia, de tristeza o de miedo, pasado el tiempo reflexionas y llegues a la conclusión de que tampoco era para tanto?.

La teoría del análisis transaccional creada por Eric Berne, nos explica este fenómeno.

El estado padre

Se llama estado padre o madre porque las actitudes, sentimientos y pautas de conducta de este estado, se asemejan a los de una figura parental. Son aquellas cuestiones que se nos disparan en forma de diálogo interno o externo ante un acontecimiento. 

Por ejemplo: “Cuando suspendo un examen, llego a casa y mi familia me dice que debería haber estudiado más” o cuando mi hermana mayor se entera que voy a usar el coche me dice: “Conduce con cuidado y respeta los límites de velocidad”.

El estado niño/a

Este grupo está basado en las reacciones basadas en emociones, sentimientos o fantasías de cuando éramos pequeñas y pequeños. Al carecer de vocabulario amplio, los y las peques muchas veces se dejan llevar por las emociones desmesuradas de ira, de tristeza, de miedo, o de alegría, entre otras, sin poderlas explicar claramente.

El estado del yo adulto/a

Es la adaptación de la persona al entorno, de manera actualizada a la realidad, usando todos sus recursos adquiridos por la experiencia integrada, teniendo en cuenta las circunstancias de la situación, las necesidades y sentires propios y ajenos, así como la propia ética.

Concluyendo, ningún estado del ‘yo’ es mejor que otro, todo depende del contexto en el que nos encontremos. En el ámbito laboral, relacionarme desde el estado del yo niño/a, quizás pueda generarme dificultades, mientras que en un entorno de ocio y tiempo libre, puede permitirme disfrutar al máximo, de la sensación de juego, creatividad y libertad, que tiene una niña o un niño, mientras explora el entorno que le rodea. 

Es importante ser consciente de la forma en la que nos relacionamos con el mundo, para así, poder elegir 

desde dónde reaccionamos, ser nosotros y nosotras, las que dominemos las emociones y no tanto vernos dominadas o dominados por ellas, ya que a veces, reaccionar de forma desmesurada sin ser consciente de ello, puede jugarnos alguna que otra mala pasada.

×