OpenA
No es de Locos

Mañana Hoy es un buen día para empezar

No es de Locos

Mañana Hoy es un buen día para empezar

Dirección, no perfección. Parte 2.

Si alguna vez te ha pasado que dejas de hacer una tarea importante que requiere resolverse pronto para digamos, reordenar tu cajón de cubiertos o reacomodar el espacio de los especieros, no podrías describirte como alguien flojo, después de todo es limpieza.

Entonces, ¿por qué esto se consideraría procrastinación? No tiene que ver con un defecto del carácter ni un misterio en tu habilidad para manejar el tiempo, por un momento… hagámosle zoom a lo que hay detrás de y observemos.

Tiene que ver con una manera de afrontar (coping mechanism) emociones y estados que tu cerebro registra como negativos o desafiantes a partir de algunas tareas –flojera, ansiedad, inseguridad, frustración, miedo al rechazo y muchas más.

Las razones por las cuales se procrastina son variables, tomando en cuenta la particular naturaleza de nuestra aversión hacia algo desagradable de la tarea en sí, como limpiar el baño u organizar una larga, tediosa hoja de Excel para tu jefe.

Ahora bien, puede a su vez resultar en emociones más profundas. Algo así como tener enfrente un documento en blanco y comenzar, “No soy tan inteligente para aplicar. Aún así, ¿qué van a pensar de mí? No debería de ser tan difícil”.

Recuerdo perfecto a una paciente quien acudió a terapia precisamente para trabajar su mejora en el manejo del tiempo. Conforme avanzamos descubrimos un montón de ideas irracionales, momentos de su infancia llenos de significados que le llevaban a asociar que “debía de ser perfecta para ser aprobada”.

Esa sola idea le movía muchísimo para evitar hacer tareas por miedo a no llegar a serlo, eludiendo participar en nuevos proyectos, entre otros.

Cambia tu estado de ánimo entendiendo, no alejándote. Cuando afrontamos el proyecto, la llamada al banco, revisar la tarea con tus hijos o inclusive, lavar tu ropa, podemos tender a hacer algo que creemos que nos hará sentir mejor. Entonces, revisas Twitter, comes un chocolate. Sirviendo como un remedio inmediato a la baja tolerancia a la frustración.

En cambio, la propuesta es identificar el sentimiento primario real y poder entenderlo. Hablarnos como hablaríamos a un niño “ya sé que no te gusta tal, pero mira lo importante que es acabarlo para obtener tal”.

Darte crédito por los pequeños avances que conforman un escenario más grande es vital. Pues como explico a mis pacientes, uno no arma el rompecabezas de un solo golpe. Va

poniendo pieza por pieza intentando y cambiando.

Así mismo sucede cuando queremos ir haciendo cambios. Sin embargo, es de esencial importancia que comenzando por ti seas tú quien pueda reconocerse los avances.

Por eso #noesdelocos asistir a terapia para comprender de fondo qué te lleva a procrastinar, #noesdelocos aprender a tolerar la frustración permitiéndote resolver la problemática actual y por último, #noesdelocos reconocer tus avances y abrazar tu imperfección incondicionalmente.

×