Más de la pareja


Sabían que el tener una buena plática diaria con tu pareja puede salvar tu relación, sí, así de sencillo, aunque no lo crean el platicar de manera continua con la pareja genera cercanía, armonía, facilita el que se pueda hablar de cualquier tema, derriba muros y sobre todo construye puentes.

Y por qué será que algo aparentemente sencillo se vuelve difícil o incluso imposible de alcanzar, bueno ahí es donde empezamos el trabajo; no para todas las personas es fácil el comunicarse y no todas las personas son buenas para escuchar, y es ahí donde ésta estrategia tan sencilla se vuelve inalcanzable para muchos.

¿Qué hacer? como dice mi abuelita: ‘De poquito a poquito se llena el cantarito’; pueden empezar con el propósito de hacerlo, quizá no vas a iniciar una plática muy intensa o sobre temas escabrosos pero con un simple ¿qué tal tu día hoy? puede ser suficiente, ya que le estamos dedicando atención al otro sobre un tema de su control, le estamos diciendo ‘me importas’.

Ahora si lo que tú quieres es llevar tu relación al siguiente nivel, estamos hablando de fortalecer la confianza, por lo cual es importante que hablen de los siguientes temas con la mayor frecuencia posible:

Futuro: Pregúntale a tu pareja ¿dónde los ve en algunos años?, ¿qué estarán haciendo?, ¿dónde estarán?, pueden hablar de los planes individuales así como los que tienen en común como pareja.

Asuntos familiares: Todos tenemos temas familiares, algunos más sencillos que otros pero el que se los comentes a tu pareja al principio puede no ser agradable ya que no está padre que alguien ‘extraño’ se entere que no le hablas o que no te habla alguien de tu familia, pero recuerda que estás trabajando confianza, dos cabezas piensan mejor que una,  probablemente desde su perspectiva pueda dar una opinión más objetiva.

Dinero: Toda decisión que vayas a tomar y que involucre el dinero de la pareja debe haberse tratado antes con la otra persona. No importa si eso en lo que piensas invertir es para los dos: es necesario que tu pareja sepa acerca del gasto que planeas hacer antes de que lo lleves a cabo.

Sexo: Es necesario que te acostumbres a la conversación con tu pareja a diario sobre todo lo que sucede en esta área. El sexo no debe ser un tema tabú para ustedes. Es importante que tengan la confianza de hablar sobre lo que les gusta hacer en la cama. Recuerda tener prudencia, tocar temas sobre sexo no es algo que puedas hacer en cualquier momento ni en cualquier lugar.

Metas: Creo que este es el tema más interesante que como pareja debemos comentar con frecuencia, muchas veces la fantasía toma control de nuestra boca y llena el espacio de puros sueños guajiros, y soñamos y soñamos pero nunca aterrizamos nada. Es por eso que en este tema en particular hay que tomar papel y lápiz, por ejemplo: queremos un carro nuevo, pues a hacer números, pero visibles, en hojita, para que puedan hacer un estimado, los planes concernientes para lograrlo o en su defecto desistir por otras prioridades. Aunque se escuche tan lejos, ¡la jubilación!, hasta cuando tenemos y queremos seguir trabajando, cómo nos vemos en la vejez, qué necesidades queremos que estén cubiertas. Y así hay un sinfín de temas que podemos abordar.

Recuerden que lo que buscamos es crecer en pareja,  no hay nada mejor que hacerlo en equipo, pero para que este funcione cada uno tiene que tener su rol y sus responsabilidades, platíquenlo.



Volver arriba