OpenA
Opinión

Más recortes y menos agua

Opinión

Más recortes y menos agua

La falta de empatía y de planeación han sido los principales rasgos de la actual administración estatal. En su lugar abundan la improvisación, las contradicciones, los sueños guajiros y los actos mediáticos. Los siete meses que lleva el gobierno que encabeza Samuel Alejandro García Sepúlveda fueron un lapso más que suficiente para haber elaborado un proyecto hidráulico que le diera tranquilidad a los nuevoleoneses, pero no fue así, el Ejecutivo estatal y, en este caso, Agua y Drenaje de Monterrey, esperan que la naturaleza actúe, se compadezca de la región y nos mande un huracán para poder llenar las presas, veámoslo a continuación.

La dependencia referida que encabeza el Arq. Juan Ignacio Barragán comenzó con el pie izquierdo, en lugar de enfocarse en los problemas de abastecimiento e infraestructura, que se habían señalado desde la transición, sus energías estuvieron concentradas en generar historias al viejo estilo Al Capone, intentando evidenciar a la "mafia del pasado", pero sin ningún logro judicial. Cuando la realidad los alcanzó, tuvieron que enfocarse al presente pero de una manera desorganizada, sin ninguna planeación adecuada.

Es cuando empiezan a improvisar acciones, desde excavar pozos someros, después profundos, pedir auxilio a la Comisión Nacional del Agua para que les gestione pozos, pedirle agua a los concesionarios, pasando por la idea de comprar un avión que provocara lluvia, hasta solicitarles a los agricultores el entregar agua tratada por sus pozos, en fin, toda una cronología de ineptitud, inexperiencia y falta de visión.

Las 120 pipas con las que cuenta la actual administración, las quieren utilizar para enviar agua tratada a los agricultores de Anáhuac, Doctor Arroyo y Los Aldamas, pero a la vez usarlas para suministrarla al área metropolitana. ¡Imposible! ¿Cuál de las dos opciones es falsa?

Esta semana, el titular de Agua y Drenaje informó que de las 06:00 de la tarde a las 06:00 de la mañana se suspenderá el suministro del agua a las colonias, para compensar la baja presión de los municipios de García, Monterrey, Ciénega de Flores, Escobedo y San Nicolás de los Garza, ya que muchos sectores de estos municipios llevan días sin el vital líquido. ¿Desde cuándo un corte de agua a toda la ciudad va a beneficiar un sector? Si tampoco va a tener agua.

Más allá de la excusa para realizar un corte masivo y permanente, este gobierno no se ha dado cuenta que está perjudicando a la clase trabajadora, que es la mayoría en nuestro estado, ya que salen a laborar a las 05:00 de la mañana por el deficiente transporte público con que cuentan y llegan a sus hogares mucho después de la hora de corte, ¿a qué hora quieren que se bañen? Después de una jornada agotadora ¡así se les paga! Son hogares con más de cinco integrantes, quienes no cuentan con recursos para instalar tinacos y cisternas, su higiene y necesidades básicas se afectan gravemente por la falta del vital líquido. 

El arquitecto Barragán quiere cubrir a unos, corre la cobija y destapa a muchos; no se vale ni es equitativo cortarle el agua a la mayoría argumentando que es para proveer a un sector, ambos son importantes y todos merecen disponer de agua potable. Nuevamente, la gente es la que paga los errores de los gobernantes, quienes además de no atender debidamente la infraestructura y el mantenimiento de las presas, tampoco incrementaron los depósitos de agua de los municipios, cuya capacidad de distribución fue para atender la demanda de la población  de 1950 y 1960, ahora somos una megalópolis ¿cómo es posible que tengamos un equipamiento tan obsoleto? ¿de esto se trata el nuevo Nuevo León? 

Un gobierno humanista hubiera empezado a trabajar desde la transición, para poder ejecutar los proyectos desde el primer día de gobierno, y así afectar a la población lo menos posible, pero esta administración que está bajo el signo del Instagram tiene otras prioridades, cómo hacer eventos masivos, para distraer la atención de los problemas reales que sufren los municipios metropolitanos. 

En conclusión, los nuevoleoneses están cansados de tanta improvisación y superficialidad, lo único que queremos es un gobierno enfocado en lo importante: la gente.

×