OpenA
Opinión

Metro sí, pero...

Opinión

Metro sí, pero...

El gobernador Samuel García anunció que en 2022 se iniciará la ampliación del sistema de transporte colectivo Metro de Monterrey (Metrorrey), con lo cual hace feliz a gran parte de la población regiomontana que ya merece un sistema y no dos líneas que se llaman tres. Con las arcas maltrechas del gobierno del estado, fue muy sorpresivo y francamente subvalorado por los ciudadanos.

Al hacer el anuncio, dijo que la Línea 4 va hasta Santa Catarina, San Pedro y García, mientras que la Línea 5 al sur de Monterrey, por Eugenio Garza Sada hasta la Unidad Mederos de la UANL. Del mismo modo, agregó que el Transmetro de la Línea 1 llevará el sistema a Juárez y el de la Línea 3 a Pesquería.

No hay razón para criticar el anuncio y me parece que todos queremos que ya empiece la obra. Sin embargo, si hay varias cosas que debemos reflexionar para que cumpla la misión que le corresponde y sea el sistema de transporte deseado, por encima de lo que hasta ahora tenemos y que es un tren ligero para que, al fin, podamos decir que igual que otras grandes ciudades del mundo tenemos un Metro.

Podemos discutir si es estéticamente agradable, si es un Metro auténtico o tren ligero, si debe ser radial o transversal, si es elevado o subterráneo, si vale lo que cuesta o si estamos en el momento justo o no.  Pero la verdadera discusión, me parece que debemos enfocarla a la utilidad y accesibilidad del Metrorrey por donde va a pasar.

Recordemos el proyecto de la EcoVía para darnos cuenta del daño que puede causar un sistema con diseños deficientes. La franja que va de la zona Valle Verde en el poniente de Monterrey hasta el norte de Guadalupe, aledaña a la avenida Ruíz Cortines padece de una comunicación por transporte deficiente, debido a que se eliminaron rutas que antes circundaban esas colonias para asegurar el éxito económico de la EcoVía y que, curiosamente, cuentan con población de edad avanzada.

Sin duda fue elaborada con buenas intenciones, pero dejó aislados a decenas de miles de ciudadanos que antes tomaban su ruta camionera y ahora deben ir en taxi o recorrer grandes distancias para acercarse a la Avenida Ruiz Cortines, que es donde pasa la EcoVía.

Algo similar le puede pasar a la zona Contry en el sur de Monterrey, con la línea a Mederos, donde la población que habita esas zonas, ha avanzado en la edad dorada para encontrarse en la etapa en la que ya no manejan su propio auto y no tienen más de dos habitantes en su propia casa.

Por el contrario, las zonas de mayor crecimiento y densidad poblacional se encuentran en el norte del área metropolitana de Monterrey, como APODACA, Escobedo, El Carmen, Pesquería, Ciénega de Flores, General Zuazua, entre otros municipios.

Esto deja a pensar que quizá el trazo previsto en las declaraciones del gobernador no sean las óptimas para el servicio y para la rentabilidad del proyecto.

Por otra parte, en la Línea 4 a Santa Catarina, si la ponen sobre los rieles de la Vía a Saltillo, estará lejos de la población De San Pedro y Santa Catarina que habitan en la ladera sur del Cerro de Las Mitras, por lo que debería considerarse el lado norte del arroyo El Obispo para que vaya por donde hay densidad poblacional y no obligue al usuario a pagar un transporte adicional para llegar al Metro.

Los sistemas similares en el mundo no son rentables porque dependen de subsidios gubernamentales o porque sus diseños fueron una sola y angosta franja que no consideró los negocios alternos como centros de vivienda, de convenciones y de grandes concentraciones.

Para que sea rentable, ha de contener desarrollos alternos que pasan por lo inmobiliario de nuevos desarrollos de locales, hoteles, cines, así como unir puntos de afluencia natural de personas.

El anuncio es sólo el principio de muchas discusiones pero, al menos, algo ya se mueve en el centro de las decisiones de gobierno que es el Palacio de Cantera. Bienvenida la ampliación del Metro.

×