Opinión

Cabrito Mayor|México

Opinión

México

El orgullo de otros tiempos en el férreo espíritu nacionalista de los mexicanos al paso del tiempo se ha ido diluyendo  de la mano de la degradación progresiva de los valores culturales, sociales, morales, políticos y éticos que junto con la modernidad tecnológica de nuestros días, han venido a atropellarnos desplazando, derruyendo o desquebrajando, los honrados y honorables pilares fundamentales con los que se construían los liderazgos de las conciencias cívicas de nuestro México.

Hoy por hoy, aquellos héroes que nos dieron patria, el cura Miguel Hidalgo, José María Morelos y Pavón, Vicente Guerrero, Agustín de Iturbide y muchos otros guerreros más que ofrendaron su vida en aras de la libertad del pueblo de esta pujante nación, qué se pensarían a 212 años del inicio de lucha de la independencia, de la adversa condición actual del estado Mexicano y de su pobre pueblo por ellos en aquel tiempo, liberado y hoy nuevamente invadido, o mejor dicho secuestrado.

Increíble es que en nuestros días y a 212 años del inicio de aquella gesta heroica, seamos un pueblo agachado, sordo y mudo convenencieramente, que ha cedido el terreno de su conciencia apagando el combativo carácter a cambio de una deleznable zona de confort que han adoptado con harto gusto y sosiego aquellas nuevas generaciones de mexicanos delicados, que se preocupan más en sí mismos y su entorno más inmediato, que en el sacrificado esfuerzo de merecer las cosas que por consecuencia del trabajo honesto, se obtienen con esfuerzo.

Me imagino levantarse de sus tumbas a aquellos héroes que nos dieron Patria para ver probablemente con una gran frustración que su esfuerzo y sus vidas sirvieron para que nuestras invadidas mentes y avenidas estén atiborradas de “Carl’s, Macs, Burger, KFC Hurtons, Stars, Kings, Apelss, Wendy’s y muchísimas marcas mas que nos han invadido sin guerras ni tirando una sola bala y han secuestrado la identidad de todo el pueblo mexicano modificando su idiosincrasia al apoderarse de su libertad de pensamiento para modificar sus hábitos alimenticios, donde hoy por hoy, estamos condenados y lamentablemente presos a los mandamientos comerciales.

Qué dirían aquellos héroes que ofreciendo su vida en busca de justicia, nos dieron la libertad, esta que ahora nuevamente ha sido secuestrada pero por el poder político de aquellos que en lugar de servir a las comunidades ven en ellas a un pueblo en cautiverio con hartas necesidades de satisfactores en todos los sectores que se pueden ofertar, ofrecer o vender, al mejor postor?

Increíble es también que en estos recurrentes tiempos de crisis económica, en la política la crisis no se manifiesta sino que al contrario, existe en la actualidad un “boom” de oferta política, como si esta actividad fuera la panacea para la consecución plena y personal de los sueños de cualquier sonso que cumpla con los requisitos legales para tomar la cuenta y las arcas de un cargo.

Cierto que a río revuelto ganancia de pescadores, pero en este México, lindo y querido, la ganancia ha sido, es y al parecer seguirá siendo, del más aguzado, despierto y hábil comerciante con poder que tenga la visión de cuadrar los diferentes intereses, correspondiendo medianamente en ese trueque, a la confianza ciudadana depositada en la urna electora.

¿Fregados? Probablemente estaremos mientras prevalezca el ejercicio del  “Divide y vencerás” que se aplica en la actualidad en casi todos los ordenes de la vida. Un pueblo dividido, siempre será vencido y en la política, la polarización ha sido fundamental en la estrategia para perfilar al moreno modelo a la repetición, donde para desgracia de nuestra nación y en contra de los ideales libertarios de aquellos que nos dieron patria, las mayorías abstencionistas o divididas seguirán para mantenerse ubicados en su aquerenciada zona de confort.

Por hoy es todo, medite lo que le platico, esperando que el de hoy sea un hermoso día, por favor cuídese, ame a los suyos y cuide a su familia, me despido honrando la memoria de mi hermano Joel Sampayo Climaco con sus palabras: “Tengan la bondad de ser felices”, nos leemos aquí el próximo lunes.


Etiquetas:
×