Modelo


En medio de una turbulenta nube de confusiones donde los hacedores de la política nos siembran la tatema de incertidumbre más que de certeza, confianza y tranquilidad por la poca claridad de sus acciones en contra de la inseguridad, el municipio de Escobedo no sólo  ha dado un gigantesco paso ascendente para resguardar lo mejor posible la seguridad de sus habitantes con su Policía de Proximidad, mejor conocida como Proxpol, sino que se ha convertido en el modelo a seguir para las diversas corporaciones del país y del extranjero.

Pero más allá de eso, es la continuidad en el ejercicio de un poder honesto, sano y bien intencionado el que ha permitido que este municipio haya dado un paso abismal para salir de las pantanosas aguas de la inseguridad, que popularmente lo habían bautizado en otros tiempos como  “Escomiedo”, para convertirlo en tan sólo nueve años en una de las comunidades municipales más seguras, tranquilas y confiables del país.

Y no por ello quiero decir que Escobedo esté exento de lamentables hechos delictivos, sin embargo, la voluntad de servir realmente a la comunidad y de hacer bien las cosas, les ha impulsado de forma gradual a cambiar su filosofía policial y todo el protocolo de sus operaciones en las áreas de seguridad y de justicia, lo que les ha brindado al paso del tiempo y los resultados positivos, ser reconocidos por sus logros, no sólo por el ciudadano común y corriente, sino a nivel nacional e incluso, internacional, como uno de los pocos “municipios modelos” que tiene el país.

Mientras que, casi como parte de nuestra cultura, nos hemos acostumbrado a escuchar quejas y justificaciones gubernamentales por la falta de recursos federales para invertir en nuestra seguridad, en Escobedo la mística de su compromiso con la sociedad ha sido la de optimizar el recurso, generalmente escaso, implementando estrategias de logística e inteligencia para eficientizar la seguridad y garantizar a la comunidad una justicia equitativa e imparcial, que les ofrezca certidumbre, tranquilidad y confianza.

Clara Luz Flores Carrales, su alcaldesa y en pasados tiempos, recién “alternativada” como madre, lejos de amedrentarse al ser una víctima más de la inseguridad del municipio, luego de aquel atentado perpetrado en su contra y con el que la delincuencia organizada le ofreció “su bienvenida” a “Escomiedo”, atendiendo con mucho valor y gran talante su compromiso moral y cívico con la sociedad, como los bravos toros de lidia, “se creció al castigo” y ha ofrecido a quien se le ponga enfrente, una poderosa y extraordinaria “lidia”, que ha hecho que los grupos delictivos en Escobedo, se recularan en “tablas” de otros municipios conurbados.

Pero para llevar esta “lidia” inteligente y diaria en contra de la inseguridad y los grupos delictivos, junto con su mano derecha y “peón de confianza”, el general Hermelindo Lara Cruz, han desarrollado desde hace nueve años atrás, un ejemplar modelo de seguridad que arrancó con el cambio de “chip” de su corporación policíaca, para implantar una nueva filosofía de servicio encaminado al bienestar de la sociedad, a través de su Proxpol, o su policía de proximidad.

Que no es otra que una corporación más cercana y más humana a la sociedad a la que sirve, atendiendo no sólo los hechos delictivos consumados, sino que trabajando en coordinación con las comunidades civiles, industriales, comerciales y empresariales, con inteligencia operativa de campo y la ayuda de la tecnología y el respaldo de los organismos y grupos asistenciales privados y oficiales, han logrado palear el fenómeno de la inseguridad desde su raíz, con una visión muy enfocada, en la prevención del delito en las nuevas generaciones de la sociedad.

Pero más allá de esto, en una estrategia bien planificada para ofrecer tranquilidad, comodidad, confianza y seguridad al ciudadano, han modificado su C4, remodelando sus espacios de atención y centro de operaciones para convertirse más que en un tradicional y sucio inmueble que alberga a la policía municipal y al departamento de tránsito junto con sus pintarrajeadas celdas, a un edificio más amable que se asemeja por sus instalaciones pulcras y limpias, a un lujoso aeropuerto o un muy buen centro comercial.

Y es que parte de la estrategia que les ha permitido cambiar la imagen que antes se tenía del municipio y sus cuerpos de seguridad, ha sido precisamente el de implementar un modelo de servicio integral de calidad que le ofrece al ciudadano infractor, sea cual fuese el motivo que lo llevó ahí, a recibir un trato respetuoso y digno con la posibilidad de una mediación y con la garantía de ejercer su derecho a una audiencia pública, abierta y videograbada, donde ante los jueces cívicos, se ventile de manera imparcial, su falta o incidente administrativo cometido, lo que deriva no siempre en arrestos o multas, sino en medidas alternativas, como tratamientos de salud o de comportamiento con seguimiento y control, o en tiempo para actividades al servicio a la comunidad.

Lo cierto es que luego de que Escobedo se convirtiera en pionero en México en la implementación de este exitoso sistema que ha bajado los índices delictivos del municipio, delegaciones policiales de Chile, Ecuador, Corea del Sur, Filipinas, Escocia y Estados Unidos, que tienen operando en sus respectivas jurisdicciones sistemas integrales similares, han visitado el municipio para aportar sus experiencias y enriquecer y enriquecerse de este modelo de seguridad y sistema de justicia cívica integral, que no por nada, muchos municipios del país han replicado y el Sistema Nacional de Seguridad se ha acercado también, para tomar las bases para intentar implementarlo a nivel nacional.

Lo bueno es que Escobedo es un digno ejemplo de que cuando hay voluntad política de la autoridad, espíritu de servicio y un verdadero compromiso con la sociedad para mejorar las cosas, así sean los oponentes unos criminales, cuando se quiere… se puede; lo malo, es que  la falta de voluntad, la falta de sensibilidad, la cerrazón, los oídos sordos, el machismo, la rudeza o la necedad de algunos de nuestros gobernantes, hacen que este exitoso modelo de seguridad y justicia cívica integral no sea replicado por la autoridad estatal, convirtiéndose quizás involuntariamente con ello, en cómplices de los oponentes criminales.

 Por hoy es todo, amable lector, medite lo que le platico, disfrute la vida y al máximo a su familia, esperando que el de hoy sea para usted un reparador domingo, nos leemos en cabritomayor.com donde podrá encontrar todas nuestras columnas políticas además de las importantes noticias, artículos y reportajes taurinos, amén de que en “Crack” nos tendrá el próximo viernes en “Por los senderos Taurinos” y aquí mismo el próximo domingo.


Volver arriba