OpenA

El debate equis…|Morena Tamaulipas, la institucionalización…

Opinión

Morena Tamaulipas, la institucionalización…

Ayer, mi amigo Gustavo Valero me regaló una de las frases más elocuentes que ponen de manera objetiva lo que ha sucedido con los priístas en México y en Tamaulipas. 

“Los priístas –me sostuvo de manera humorística–, podemos militar en el partido que mejor podamos servir a México”. Bajo esta conclusión, que más podemos añadir. 

Lo que se sostiene, sobre que los políticos de todos los partidos tienen un priista adentro. La  afortunada paráfrasis de Valero, nos ubica en lo que seguramente veremos en el gobierno del Dr. Américo Villarreal Anaya, respecto de que muchas caras que estaban en aparente jubilación  empezaron a llegar a la capital de Tamaulipas y ya se siente en restaurantes y cafetería. 

Una invasión de priistas, que se asumen en Morena, de manera específica, para hacer gobernanza en torno al doctor. Nos dicen muchos: “Yo no soy de Morena, pero me late trabajar en el proyecto de Villarreal Anaya”; y nos indican –los más veteranos– que les gustó el orden que el exgobernador Américo Villarreal Guerra impuso hace 40 años. 

Pertinente es hacer siempre la distinción de los priístas que públicamente renunciaron al PRI y se formaron en la Cuarta Transformación, y sin ofender a nadie, no nos laten tanto, los que aún se asumen priistas de cepa, pero se movieron a Morena para defender los acumulado e intereses. 

El asunto es que Morena en Tamaulipas es muy probable que sea la primera zona donde este partido se institucionalice. 

Finalmente, que nadie olvide que en 1925 fue en la entidad con Emilio Portes Gil que se forjó el Partido Socialista Fronterizo, que dio espacio a los sectores, a las organizaciones y a la milicia, cuyo formato fue base para que Plutarco Elías Calles formara el Partido Nacional Revolucionario en 1928/4-Marzo-1929. 

Un esfuerzo que se debe comprender en el contexto histórico, luego de al menos durante dos décadas; es decir, de 1910 a 1930, justo antes de  la formación del abuelo del PRI, los militares que ganaron la presidencia con “el menso de Madero”,  resolvían los asuntos del poder y la democracia literalmente a balazos. 

Por supuesto, luego de lo que muchos mal llaman Revolución Mexicana, cuando los expertos serios determinan era una Guerra Civil. Revisen los datos y luego me invitan un café –inbox.

El asunto es que este día, volando nuevamente y aquí a 30,000 pies de altura, todo se ve más claro, incluidos los grises. Los ciudadanos están en su derecho de hacer política y si a veces se les pasan las formas o se les olvidan, es porque todos tienen y tenemos derecho de llevar comida caliente a nuestra mesa. 

En fin, los priistas pueden militar en el partido que mejor puedan servir a México. Quien lo dude que vea donde están los priístas desplazados por las dirigencias del azadón riobravense, que si se trata de ampliar el concepto, claro que también muchos azules ya se fueron y son guinda.


Etiquetas:
×