OpenA
Manuel Jezzini

Mujeres embarazadas

Manuel Jezzini

Como siempre hemos sostenido, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a través de sus criterios, brinda certeza jurídica a la sociedad mexicana, dado que mediante sus sentencias establece lineamientos, parámetros y límites en las relaciones entre particulares, así como de entes de gobierno con las personas.

En ese sentido, debe destacarse el día de hoy, ello en conmemoración al Día Internacional de la Nujer, que la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a través de la contradicción de tesis 318/2018, estableció una tesis jurisprudencial en la cual se sostiene que si una mujer embarazada renuncia a su empleo mediante un escrito donde dice que abandona su trabajo por determinado motivo, esa situación no es suficiente para demostrar en el procedimiento laboral correspondiente que la renuncia de dicha mujer fue libre y espontánea.

Debe decirse que la Segunda Sala en diversa contradicción de tesis (422/2016) estableció que si bien la mujer embarazada goza de ciertos derechos y prerrogativas que le reconocen la Constitución y las leyes, también lo es que en la realidad muchas mujeres enfrentan la falta de estabilidad en el empleo, por la carga que supone para algunas empresas el otorgar una licencia de maternidad, que les obliga a suplir a la empleada embarazada con los consiguientes costos, tanto como en la etapa posparto y de lactancia, por las prerrogativas que la ley impone conceder a las madres trabajadoras.

Ante esta situación, se determinó, entre otras cosas, que cuando el motivo alegado por la trabajadora sea un acto discriminatorio, como el consistente en que el patrón haya dado terminación a la relación de trabajo, porque aquélla se encuentra embarazada, ello amerita aplicar la herramienta de perspectiva de género, que implica reconocer la realidad socio-cultural en que se desenvuelve la mujer y eliminar las barreras y obstáculos que la colocan en una situación de desventaja en un momento en que de manera particular requiere gozar de la atención médica necesaria del período pre y posnatal y de las demás prestaciones de seguridad social que garanticen el bienestar del menor, lo que exige una mayor y particular protección del Estado, con el propósito de lograr una garantía real y efectiva de sus derechos.

Ahora bien, la Segunda Sala, al resolver la contradicción de tesis 318/2018, estableció el criterio en que en los casos en los que una trabajadora señale a la autoridad laboral (Junta de Conciliación y Arbitraje) haber sido despedida con motivo de su embarazo, ello conlleva a la obligación de la Junta de Conciliación de examinar escrupulosamente si existen indicios o pruebas circunstanciales que pudieran llevar a la conclusión de que resulta inverosímil que la trabajadora haya renunciado a su empleo, aplicando para dicha circunstancia el juzgar el asunto con perspectiva de género.

En ese sentido, la autoridad laboral debe tomar en cuenta las características particulares del caso, así como las condiciones personales de la trabajadora, tales como su preparación, estado de salud, solvencia económica y cualquier otro elemento de juicio que le permita determinar si es verosímil o no que la trabajadora haya renunciado a su empleo estando embarazada.

Lo anterior debe ser analizado por la autoridad laboral, atendiendo al principio de primacía de la realidad consagrado en el tercer párrafo del artículo 17 constitucional, pues en la práctica es más probable la existencia de un despido con motivo del embarazo de la trabajadora, que su renuncia voluntaria al encontrarse en estado de gravidez.

En ese sentido, la Segunda Sala establece que, por su estado de vulnerabilidad con motivo de su embarazo, existe duda razonable acerca de la voluntad de la mujer de prescindir del empleo, por los gastos que implica el alumbramiento y la necesidad de acceder a la seguridad social que podría sufragar la atención médica que se requiera.

Esta resolución es sólo una de las muchísimas con las que la Suprema Corte de Justicia de la Nación cuenta, en donde se ve claramente la protección a la mujer, poniendo sobre la mesa su contexto de vulnerabilidad en esta sociedad y protegiendo sus intereses. Enhorabuena por ésta y todas las sentencias que dignifican y protegen a la mujer.


más del autor
×