OpenA
Carrera por el Imperio

Naciones Unidas reformará objetivos para fortalecer multilateralismo y mitigar futuros impactos

Carrera por el Imperio

Naciones Unidas reformará objetivos para fortalecer multilateralismo y mitigar futuros impactos

Este año, el actual secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, António Guterres, fue reelegido para encabezar dicho organismo por cinco años más. Mencionó que la humanidad se encuentra en un “punto de inflexión”, donde las decisiones actuales nos pueden llevar al “fracaso o progreso”. Entre las principales preocupaciones están la desigualdad, el cambio climático y la pandemia con sus múltiples consecuencias. 

Por ello, a través de una extensa consulta con especialistas, autoridades, líderes de opinión, academia, y sociedad civil, el secretario general aprovechó el refrendo de la extensión de su periodo al frente de la ONU, para proponer seis directrices que sirvan para enfrentar de manera coordinada los retos actuales y futuros a nivel internacional, las cuales son: 1) refrendar la solidaridad global y encontrar las maneras para trabajar en conjunto, como por ejemplo en la vacunación global por la pandemia; 2) renovar el contrato social entre gobiernos y su sociedad, reconstruyendo la confianza y privilegiando los derechos humanos, como la inclusión, seguridad social y de salud, educación, salarios dignos, e inclusive acceso universal al Internet en 2030 como derecho humano básico; 3) erradicación de la desinformación y convocatoria a un código de conducta global que promueva integridad de la información pública basada en ciencia, hechos y conocimiento; 4) redefinir la medición del progreso y crecimiento económico, tomando en cuenta el impacto ambiental y humano en las mediciones del producto interno bruto; 5) incentivar el involucramiento de la juventud en las decisiones de largo plazo; y 6) fortalecer un multilateralismo interconectado e inclusivo, fundamentado en la ONU. 

Entre los nuevos foros planteados estarían el de un Pacto Global Digital, una reunión bianual del G-20 y los líderes de instituciones financieras, y una Cumbre del Futuro, la cual serviría para consensuar la construcción de cómo debiera ser el futuro. 

Mi análisis y prospectiva: Los últimos cinco años han sido particularmente complejos y a la vez dinámicos para la ONU. Habrá que recordar que EUA, su principal promotor y 

patrocinador histórico, comenzó durante la anterior administración a limitar su apoyo, a la vez que se implementaban políticas a nivel nacional que disentían de organismos como la Organización Mundial de Comercio y la Organización Mundial de Salud. 

Asimismo, la competencia entre EUA y China comenzó a intensificarse de manera acelerada en múltiples ámbitos, y entre otras complejidades, la pandemia se convirtió en uno de los retos globales más disruptivos y letales de las últimas décadas, exhibiendo una falta de cooperación, consenso y coordinación global para su prevención, manejo y solución. Por ende, la nueva directriz propuesta para la ONU es oportuna, pero además necesaria para procurar fortalecer el multilateralismo, no sólo ante los múltiples retos ya existentes, sino ante la intensa y creciente competencia entre EUA y China, la cual pudiera provocar divisiones entre países y regiones afines a una potencia u otra. A la par de los grandes beneficios que la evolución tecnológica ha brindado a la humanidad, seguirán surgiendo también nuevas formas de enfrentamientos entre países y actores no gubernamentales, a través de ciberataques, inteligencia artificial, y la militarización del espacio. 

Alta probabilidad que en el corto plazo se perciba una apertura y dinamismo de la ONU para incentivar la participación de la juventud, sociedad civil, organismos no gubernamentales, y sector privado, además de las distintas audiencias que generalmente participan activamente en sus múltiples esfuerzos e iniciativas. El éxito de un multilateralismo que genere beneficios para la humanidad estará en gran parte en manos de las principales potencias globales, si logran honrar sus compromisos de largo plazo, promueven la cooperación global, y evitan la polarización entre naciones.

×