Opinión

Opinión|No al replaqueo

Opinión

No al replaqueo

El gobierno que encabeza Samuel Alejandro García Sepúlveda en unas cuantas semanas cumplirá su primer año, todo este tiempo su administración ha estado sellada por la contradicción, los distractores, la mentira flagrante, los proyectos fantásticos y lo más grave: contribuciones y aumentos sin considerar la crítica situación económica que sufre la mayoría de las y los nuevoleoneses. En este sentido, va encaminado el replaqueo obligatorio que se llevará a cabo del 13 de julio al 30 de noviembre; veámoslo a continuación.

Este impuesto disfrazado ya se veía venir desde noviembre de 2021, cuando se anunció que el gobierno federal iba a homologar las placas de vehículos en los estados de Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León, por cuestiones de seguridad nacional. Paradójicamente, nuestra entidad era la única que había dado este anuncio. La excusa del replaqueo se desvaneció porque el gobierno federal no tiene la atribución de emitir las láminas, pero, sobre todo, por la presión social que ejercimos muchas personas en aquel momento. 

 Samuel García, fiel a su estilo, dijo que todo había sido una mentira. El 14 de noviembre de 2021, en rueda de prensa, negó que fuera iniciativa de su gobierno, que la propuesta provenía del gobierno federal: “vayan y pregúntenle a la autoridad federal… Nuevo León no tiene ningún interés en ese tema”. Lo afirmó categóricamente a pesar de que tres días antes, su secretario de Seguridad había anunciado el cambio de lámina como parte del Sistema Nacional de Seguridad y de un acuerdo tomado por los gobernadores fronterizos. 

Lo que parecía una iniciativa pospuesta, hoy se impondrá. La semana pasada se anunció la obligatoriedad de cambio de placas expedidas de 2011 a 2015, que comprende un poco más de la mitad de los autos en circulación, es decir 1 millón 357,180,  cuyos dueños tendrán que realizar un sacrificio,porque hay que sumar el pago de refrendo, el cambio de propietario si lo hubiera, multas y recargos. Por estos conceptos, el gobierno estatal pretende recaudar más de $3,600 millones de pesos.

Para justificar la medida, el exsecretario de Seguridad, Aldo Fasci Zuazua, expresó: “el problema real es que se está matando un montón de gente y no damos con los responsables”. Por su parte, el director del Instituto de Control Vehicular, Rubén Zaragoza Buelna, “fortaleció” lo anterior, argumentando que en el 80% de los delitos que se cometieron en 2021 se utilizaron vehículos cuyas matrículas no estaban actualizadas. Por lo que el replaqueo era urgente y necesario “para ubicar a los dueños de unidades que incurran en delitos”. ¿Desde cuándo los asesinatos son culpa de unas placas vehiculares? o ¿el aumento de robo de vehículos y el incremento en los feminicidios son responsabilidad de unas láminas?

No cabe duda que el mundo mágico del gobernador no tiene límites. Lo mismo detiene nubes, encuentra minas de oro y ahora con una simple lámina acabará con los malhechores. Hay que recordarle que los ciudadanos no vivimos en su burbuja, sino que padecemos día a día el clima de violencia e inseguridad que su gobierno ha sido incapaz de resolver, lo único que sabe hacer es sacar excusas y echarle la culpa a terceros, o a la propia naturaleza. 

Samuel García es el presidente de la junta de gobierno del Instituto de Control Vehicular, dicho de otra manera, es el principal responsable; a pesar de su protagonismo no ha querido dar la cara para explicar las razones de su promesa incumplida –del no al replaqueo– que está ocasionando un perjuicio de los bolsillos de miles de automovilistas.

Un gobierno humanista se hubiera solidarizado con estas personas que con gran sacrificio adquirieron un vehículo para realizar sus actividades esenciales –para quienes el transporte público resulta ineficiente–subsidiando totalmente el cambio de las placas; pero como este gobierno está bajo el signo del Instagram sus promesas duran lo mismo que sus historias: nada.

Nuevo León requiere de un gobierno responsable y maduro que esté enfocado en lo único importante: la gente.


Etiquetas:
×