IrreverenteMonterrey
Más del autor

A veces los sueños se vuelven realidad

Contrabando: Nada nuevo bajo el sol republicano de la ´4ª transformación'

Aduanas simulan decomisos mientras contrabando galopa (Cuarta Parte)

Se hacen ricos en México contrabandeando diésel

Contrabandean enfermedades. ¿Y dónde está el gobierno?

¿Y dónde está la ´4ta. T´ para frenar contrabando? (PRIMERA PARTE)

Pudiendo contratar a los mejores, vean de quienes se rodea el gobierno

No funciona el esquema ´robinhoodiano´ con el que opera el pacto fiscal de México


80% DE RECAUDACIONES VA A LA FEDERACIÓN.

20% A LOS ESTADOS. ¿ESA ES LA IDEA, PRESIDENTE?

Plácido Garza

Con el gobierno del cambio agarrando cada vez más vuelo, la fórmula de repartición de los impuestos sigue siendo la misma desde hace 30 años. En eso se parece la "4ª transformación" a los vilipendiados por corruptos, ineficientes, neoliberales, conservadores, amafiados con el poder y otras desgracias del PRI y del PAN.

Presidente López Obrador, hoy que nos visita –aunque sea de pisa y corre, como hace 15 días– quiero platicarle algo que a lo mejor no le han dicho: Cinco estados del país –Nuevo León el primero de ellos– tienen 30 años pugnando por que se modifique la fórmula de asignación de participaciones presupuestales del Pacto Federal, buscando un esquema más equitativo.

Si en tanto tiempo no se ha logrado nada, es difícil creer que algo vayan a lograr el senador Samuel García y otros políticos encuerdados, con sus iniciativas sobre el tema.

Lo cierto es que esa impetuosa pujanza de los legisladores por buscar que se cambie la fórmula ancestral de distribución de los impuestos no pasa de ser retórica, populista y electorera.

Quienes están detrás de una petición tan alucinada quieren acaparar reflectores –y desafortunadamente lo están logrando– con un tema que está muerto antes de nacer por la sencilla razón de que 27 entidades federativas están bien contentas con la forma en que la federación les regresa los impuestos que cada una genera.

Veamos el asunto con la técnica de Jack El Destripador, parte por parte.

1.- De este lado, las víctimas de la inequidad del pacto fiscal y para no alargar demasiado el asunto, tomemos a Nuevo León como ejemplo, ya que está considerado como el más próspero de México y el que más aporta al PIB en base a su población:

Esta entidad genera el 10% del PIB nacional. Paga el 50% de la nómina de los maestros y el gobierno federal el restante.

Es el estado que en los últimos 20 años ha elevado a mayor rango el nivel educativo promedio de su población y el que más ha reducido en ese mismo lapso los índices de pobreza.

Sólo en los últimos cinco años ha incrementado su población en más de 700,000 personas y ostenta el nivel más bajo de desempleo de todo México desde hace 20 años.

Nuevo León ha recibido en dos décadas la mayor inversión nacional y extranjera en relación al número de derechohabientes del IMSS registrados aquí.

En correlación a su número de habitantes, es la entidad que más exporta en productos manufacturados y materias primas.

Todo lo anterior, a pesar de que desde hace 30 años, de cada peso que aporta a la federación, ésta le regresa $0.29 centavos.

2.- De este otro lado, los ganones del pacto fiscal vigente, y para ello tomemos como ejemplo al estado de Oaxaca:

Es el estado que menos aporta al PIB nacional, menos del 1 por ciento. Paga sólo el 5% de la nómina de los maestros, ya que la federación cubre el 95% restante. Como anécdota, el gobierno federal paga el 100% de la nómina magisterial.

Oaxaca es la entidad que en los últimos 20 años más ha bajado el rango del nivel educativo promedio de su población y el que más ha aumentado su índice de pobreza.

En los últimos cinco años su población ha descendido en 58,000 habitantes y registra el nivel más alto de desempleo de todo México desde hace dos décadas.

Es el estado que menos inversión nacional y extranjera registra respecto al número de sus derechohabientes del IMSS.

En su correlación con el número de habitantes, es el que menos exporta de todo México y a pesar de todo esto, por cada peso que contribuye a la federación, ésta le regresa $11.

Estos dos botones de muestra revelan que el esquema "robinhoodiano" de repartir la riqueza de los más ricos entre los más pobres, no saca a éstos de las desgracias en que están y sí –en cambio– castiga desalienta y desmotiva a quienes más trabajan.

Porque, señor presidente, cuando hablo de Nuevo León no estoy hablando del "Bronco" y al mencionar a Oaxaca no me refiero a Alejandro Murat, para que no se malinterprete que intercedo por el primero y balconeo al segundo.

Con todo esto, creo que México necesita un nuevo pacto fiscal entre la federación, los estados y los municipios, que permita de lugar a una mayor equidad y no estoy hablando de reformular el cálculo de asignación de recursos, sino de crear un mecanismo más de este siglo.

Las finanzas estatales y municipales están dislocadas y no va a darse un desarrollo nacional –por más "planes nacionales de desarrollo" que eructe el gobierno– si no mejora la coordinación entre el presidente, su gabinete, los gobernadores y los alcaldes.

Una reformulación de este cálculo llevaría a reconocer que la forma en que el paternalismo de la federación para "arropar" a los más desvalidos, en vez de moverlos a que caminen, corran y crezcan, los está postrando a una silla de ruedas.

El actual esquema de repartición fiscal reparte dádivas a los fregados y castiga a los que no lo están y los resultados dicen que eso no está funcionando, porque los fregados siguen igual o peor y los que se mueven se topan cada vez con más obstáculos para seguir creciendo.

CAJÓN DE SASTRE

"En la NFL, al final de cada temporada los peores equipos eligen a los mejores prospectos colegiales para reforzarse con miras al siguiente año. Los campeones se quedan con los menos buenos. Esto se hace para balancear los desempeños y volver más competitiva a la liga. Pero algo no está funcionando, porque en los últimos 10 años, cinco superbowls han sido ganados por equipos que repiten de un año al otro. Si esta es la estrategia que siguen en México para la repartición fiscal, ya se tardaron en darse cuenta de que no jala", dice mi Gaby.

placido.garza@gmail.com

Volver arriba