OpenA
Asesoría Legal

No procede prisión oficiosa por tentativa de violación

Asesoría Legal

No procede prisión oficiosa por tentativa de violación

El pasado 6 de octubre del año en curso, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió el amparo en revisión 26/2021, en el cual el punto a resolver era si la violación en grado de tentativa (tentativa de violación) es un delito que automáticamente amerita prisión al inculpado por el sólo hecho de ser procesado por dicho antisocial.

El proyecto de sentencia estuvo a cargo del ministro Pardo Rebolledo, quien planteó que la violación en grado de tentativa no amerita prisión preventiva oficiosa, al no estar el delito en el catálogo previsto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Como contexto previo, debe decirse que los antecedentes del asunto son que derivado del ejercicio de la acción penal hecha por el Ministerio Público investigador en contra de una persona (un varón), el Juzgado Primero Penal del Primer Distrito Judicial de Tamaulipas una vez que se llevó a cabo la preinstrucción con todas las formalidades establecidas en la ley, dictó auto de formal prisión en contra de dicho varón por el delito de tentativa de violación cometido en perjuicio de la víctima (una mujer). Cabe precisar que el delito de tentativa de violación se encuentra regulado en el numeral 273 en relación con el 27 del Código Penal del Estado de Tamaulipas.

El inculpado promovió incidente no especificado sobre la procedencia de revisar la medida cautelar de prisión preventiva para obtener el beneficio de la libertad provisional, el cual fue declararado improcedente por parte del Juez de Primera Instancia.

En contra de la improcedencia del incidente se interpuso un recurso de apelación, en el cual se estableció que conforme a los numerales 19 de la Carta Magna y 167, párrafo tercero, del Código Nacional de Procedimientos Penales, el delito de tentativa de violación trae aparejada una prisión preventiva oficiosa.

Para combatir la determinación del Tribunal de Alzada, el inculpado presentó juicio de amparo indirecto, el cual fue admitido a trámite bajo el número 1337/2018 por el Juzgado Décimo Primero de Distrito en Tamaulipas, el cual después de diversos trámites determinó negar la protección de la justicia federal, ante ello el quejoso (inculpado) presentó recurso de revisión, el cual fue conocido por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal y del Trabajo de Tamaulipas, quien solicitó la facultad de atracción a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual fue aceptada y terminó conociendo del asunto la Primera Sala del alto tribunal.

Ahora bien, la Primera Sala con mayoría de cuatro votos aprobó el proyecto planteado por el citado ministro Pardo Rebolledo, en la sentencia aprobada se establece que el delito de violación y la tentativa de violación no comparten el mismo dolo.

Dicha afirmación la sustentan en el hecho de que el elemento de culpabilidad, el dolo, presupone una tipicidad. Si la tipicidad del delito de violación nunca existió, el dolo tampoco; no puede existir uno sin el otro. Lo que existe y debe analizarse es la culpabilidad relacionada con la conducta típica de la tentativa de violación. Aseverar lo contrario implica categorizar a la tentativa como un supuesto de culpabilidad sin tipicidad; lo cual es contrario al principio de legalidad. 

Dice el proyecto que no hay duda que el delito de violación y la tentativa de violación están relacionadas a través de la descripción típica y su pena; sin embargo, los elementos de cada descripción normativa son distintos. Tanto el delito de violación como la tentativa de violación tiene su propia descripción típica, su propia pena, su propia antijuricidad y su propio elemento de culpabilidad.

En ese sentido se establece que la prisión preventiva oficiosa sólo se puede aplicar al listado de los delitos del artículo 19 de la Constitución Política federal en relación al del 167 del Código Nacional de Procedimientos Penales.

Ahora bien, se estableció en el proyecto aprobado por mayoría que si bien el delito de tentativa de violación no amerita prisión oficiosa, el ministerio público podrá justificar al juez el riesgo de fuga o peligro a la víctima para que se decrete prisión preventiva justificada en caso de que se considere procedente.

Sin duda alguna es un precedente importante en la vida jurídica, dado que dicho razonamiento puede llevarse al terreno del feminicidio, del homicidio, etc.; estaremos atentos a que salga publicado el engrose respectivo para poder estudiar todos los pormenores contenidos en la resolución.

×