OpenA
Ecología Regia

Nueva normalidad, pero todavía no

Ecología Regia

La nueva normalidad cada día se parece más a aquella dieta para la que inventamos cuanta excusa se nos ocurra para no iniciarla o que terminamos haciendo de forma que no nos incomode tanto.

Atrás ha quedado el discurso de que este forzoso reseteo incidiría positivamente en más de una forma en que la recuperación económica se iba a venir dando. Cada vez se ve más lejos la posibilidad de que este lapsus fuera a ser visto como una oportunidad para emprender un rediseño del sistema de movilidad de las ciudades, de redistribución de la riqueza o para emprender planes de reducción de contaminación.

De hecho, hasta hoy, el “home office” parece ser el único elemento en el que se resumirá la “nouvelle normalité”.

Hoy, los avisos que dicen “cumplimos con todas las medidas de sanidad” que escuchamos y leemos en restaurantes, tiendas y en tantos otros lugares son solamente un elemento más del branding necesario para sobrellevar la temporada que una verdadera realidad.

Ver con el cubrebocas en la barbilla desde un mesero hasta un alto ejecutivo, me hacen imposible ser más optimista.

Por otro lado, la clase política, quienes nos gobiernan, han probado no tener mayor capacidad de ver más allá del momento político que tengan en sus narices y carecer de la responsabilidad de actuar como autoridad cuando el momento lo amerite.

Desde un punto de vista económico, ¿existe alguna estrategia para atraer a México, y particularmente a Nuevo León, las cadenas de suministro de empresas estadounidenses que, producto de la pandemia y la deteriorada relación de EUA y China, estén abiertas a considerar otras opciones? 

Desde el punto de vista ambiental, ¿se aprovecharon estos meses en que muchas actividades económicas estuvieron detenidas para realizar estudios para determinar con mejor claridad la contribución que cada fuente a la contaminación de Monterrey?  

De movilidad en Nuevo León es iluso hablar. Su fracaso en el estado se puede resumir viendo la Línea 3, el elefante blanco que duró toda una administración.

Desde el punto de vista social ¿en qué sirvió esta cuarentena extendida para hablar de la reconversión del tejido social? De nada, ni siquiera pudo concretarse un modelo de ingreso universal básico que pudiera ser de apoyo a las familias mexicanas.

Desde el punto de vista educativo, sólo hasta dentro de unos años podremos ver el verdadero impacto que tendrá el modelo de educación remota, por televisión o virtual. 

Pero en vez de analizar a fondo alguno de estos temas tan trascendentales, la población prefiere reclamar que permitan reabrir a los gimnasios y que no les gusta el nuevo etiquetado de alimentos para indicar si éste tiene un alto contenido en grasas.

Tristemente, la mayoría sólo está intentando que las cosas vuelvan a ser como antes, no mejor.

Será lamentable ver en unos años el concepto “nueva normalidad” como una oportunidad perdida que termine siendo únicamente una campaña de responsabilidad social empresarial que conste de permitir más trabajo desde casa y poner botes gel antibacteriales más vistosos en las entradas de oficinas y centros comerciales. 

más del autor
×