OpenA
Opinión

Nuevo León: paraíso delincuencial

Opinión

Nuevo León: paraíso delincuencial

La administración estatal ha rebasado los 100 días de gobierno y sigue sin mostrar signos de mejoría en los asuntos que más preocupan a los nuevoleoneses. En materia de seguridad estamos cada vez peor y seguimos ocupando –indignantemente– los primeros puestos en el semáforo delictivo nacional.  Mientras el jefe del Ejecutivo atiende los problemas de sus amigos y familiares, y se preocupa por romper récord en las redes sociales, los ciudadanos vivimos en la angustia y la desesperación por el clima de inseguridad que se vive a diario en el área metropolitana de Monterrey.

Los noticieros todos los días nos informan de homicidios en las casas habitación, cadáveres con huellas de violencia localizados en terrenos baldíos, robos en los negocios, vandalismo en las escuelas públicas, asaltos en las calles y en el transporte público, robo de autos al por mayor, entre otros delitos. 

Hoy en día ningún lugar es seguro, ni nuestros hogares siquiera, los delincuentes tienen vía libre para hacer de las suyas, porque llevan muchos años con un “pacto de impunidad” que se desprende de la estadística que emite la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), que lo único que hace es fortalecer esta hipótesis y para muestra algunos ejemplos:

1. Robo de vehículos. El año pasado se robaron 3,779 automóviles, 537  tan sólo en el mes de agosto, o sea, un promedio de 17 vehículos diarios. ¿Cómo es posible que estos robos sigan en aumento? Una de las formas para acabar con el ilícito es acudiendo a los negocios donde venden piezas de autos y verificar la procedencia lícita de cada una de las piezas que se ofrecen; pueden empezar en la avenida Pablo A. de la Garza, si el secretario de Seguridad ya lleva muchos años en el puesto cómo no se le ha ocurrido esta acción tan obvia. ¿Qué alguien me explique? De esta manera disminuiría sustancialmente este ilícito. Mi pregunta es: ¿por qué al día de hoy las autoridades se han hecho de la vista gorda sobre la venta de piezas robadas? ¿Quién saldrá beneficiado, además de los ladrones y expendedores, por esta grave inobservancia?

Actualmente, de los 2.2 millones de automovilistas que se desplazan en la zona metropolitana, la mayoría realizó un sacrificio para adquirir su coche, el que utilizan a diario para dirigirse a su centro de trabajo, a quienes no les queda otra opción de movilidad, ya que el transporte público dada su obsolescencia no cubre sus necesidades de traslado. Estos miles de automovilistas están en riesgo permanente, ya que son foco cotidiano de la delincuencia organizada.    

2. Robos a negocios y casa habitación. A pesar de que mucha gente desconfía de la autoridad –con justa razón– y no reportan los robos de los que fueron víctimas, el año pasado hubo 2,597 robos a casa habitación, tan sólo en el mes de diciembre se reportaron 296 casos; y el robo a negocios fue de 1,413; estos delitos afectan gravemente el patrimonio de las personas y menoscaban el gasto familiar, de la noche a la mañana, los ciudadanos ven perdido lo que adquirieron con mucho esfuerzo y sacrificio. 

3. Robo a las escuelas públicas. La inseguridad nos lastima, pero más cuando se trata de nuestros hijos y de sus maestros, lamentablemente se volvió a romper otro récord en robo de planteles educativos. ¿Por qué no se ha implementado un programa para brindar seguridad a cada uno de las escuelas públicas del estado?  Cómo se nota que los políticos nunca pisaron un aula pública, o ya no se acuerdan, si no sabrían que todo el mobiliario, el equipo y las instalaciones se adquirieron con mucho sacrificio de las y los maestros y los padres de familia. ¿Cómo es posible tanta insensibilidad?

4. Récord en el semáforo delictivo. Para rematar, en el semáforo delictivo de la FGJE del mes de diciembre, de los 10 delitos analizados 8 están en color rojo, mi pregunta es: ¿qué ha hecho en estos últimos tres años del titular de Seguridad Pública en el estado para justificar su puesto? ¿Qué tiene que pasar para que se nombre a un o una funcionaria capaz, responsable y decidida a poner orden en la seguridad de Nuevo León? La única justificación que existe es ser el suegro del mejor amigo del gobernador, que es jefe de la Oficina Ejecutiva, no es posible que los cargos se otorguen por relaciones familiares y no por méritos, ya que la seguridad de los nuevoleoneses no puede estar en manos de personas incompetentes, sin vocación de servicio.

Para concluir, sólo me queda decir que los resultados en materia de seguridad están en los números que se reportan. Los datos duros reprueban a las autoridades. Éstas le siguen fallando a la comunidad. 


×