OpenA
Buhedera

Paz perpetua-2

Buhedera

Artículos preliminares, p. 76

La sección Segunda consta de los "Tres Artículos definitivos":

1. "La constitución civil de todos los estados debe ser republicana".

2. "La ley de las naciones debe estar fundada en una federación de estados libres".

3. "La ley de la ciudadanía mundial debe estar limitada a condiciones de una hospitalidad universal".

Los "Tres Artículos definitivos" ya indican las condiciones de posibilidad de la paz entre los pueblos. Las relaciones pacíficas entre los pueblos, según Kant, se basan en la formulación correcta de una constitución. Esta constitución ha de ser forzosamente republicana y fundamentada en la libertad de sus miembros, en la dependencia de la legislación y en la igualdad en cuanto súbditos de todos los ciudadanos. Así, para poder declarar una guerra será necesario consultar a todos los súbditos, lo cual dificulta, cree el pensador alemán, que se llegue a declarar efectivamente.

Posteriormente aparecen los "Dos Suplementos":

1. "De la garantía de la paz perpetua".

2. "Un artículo secreto de la paz perpetua".

El primer suplemento habla de cómo la naturaleza ha empleado la guerra para dispersar a los hombres y que así habiten todo el planeta, pero también para organizar legalmente a los Estados y, por tanto, paradójicamente la guerra se convierte, en manos de la naturaleza, en un instrumento para la paz. En el segundo suplemento, y dado que el sueño de Platón de que los filósofos fueran los gobernantes se mostró imposible, Kant espera que al menos los hombres de gobierno se esfuercen por conocer las opiniones de los filósofos sobre la guerra y la paz, para que las apliquen durante sus gobiernos.

Por último aparece el "Anexo", con dos apéndices:

1. "Sobre el desacuerdo entre la moral y la política con respecto a la paz perpetua".

2. "De la armonía entre la política y la moral, según el concepto trascendental del derecho público".

No puede haber, por tanto, disputa entre la política, como aplicación de la doctrina del derecho, y la moral, que es la teoría de esa doctrina; no puede haber disputa entre la práctica y la teoría. A no ser que por moral se entienda una doctrina general de la prudencia, es decir, una teoría de las máximas convenientes para discernir los medios más propios de realizar cada cual sus propósitos interesados, y esto equivaldría a negar toda moral.

Apéndice 1

En el primer apéndice, Kant trata el problema de la moral ante la política. Dado que el hombre en cuanto tal no puede dejar de ser moral, el posible conflicto entre ambas debería resolverse siempre en favor de la moral ya que la política se inserta en un nivel posterior. Pero también defiende la actuación transparente:

Las acciones referentes al derecho de otros hombres son injustas, si su máxima no admite publicidad.

Apéndice 2

Kant resume su propuesta parafraseando el evangelio:

Buscad ante todo acercaros al ideal de la razón práctica y a su justicia; el fin que os proponéis –la paz perpetua– se os dará por añadidura.

Apéndice 1

×