OpenA
Opinión

Policía Regia: mentiras y fanfarroneo

Opinión

Policía Regia: mentiras y fanfarroneo

La Policía de Monterrey, mejor conocida como Policía Regia, tiene una corta vida, en la que ha tenido avances y retrocesos, veamos a continuación.

La corporación surge en el año 2000, durante la administración del alcalde Jesús María Elizondo González –1997-2000–, encargándose de la seguridad de la zona Centro de Monterrey, cubriendo siete colonias en una extensión territorial de 35 km2 y con 105 elementos. Fue en el siguiente trienio, el de Felipe de Jesús Cantú –2000-2003–, cuando se iniciaron los trabajos de reclutamiento y capacitación de personal para tomar el control del 40% del territorio municipal, cubriéndose cuatro zonas: centro, oriente, poniente y sur, con una extensión de 321 km2, que incluía 159 colonias, con operación de 92 patrullas y 881 elementos. En la siguiente administración no se modificó la cobertura de las zonas de patrullaje y nunca se reportó el número de elementos. En el periodo de mi alcaldía –2006-2009– se cubrieron 318 colonias, con 124 patrullas y 973 policías.

La vigilancia del sector poniente de Monterrey se incorporó en septiembre del 2001, debiendo aclarar que la mayoría de los regiomontanos estaban satisfechos con su desempeño. Lamentablemente, en la administración siguiente, encabezada por Fernando Larrazabal Bretón –2009-2012–, con el propósito de ahorrarse recursos le devuelve al Estado el sector poniente, además de reducir al mínimo el equipamiento y los elementos de la corporación regia, que apenas sumaron más de 300.  

En la actual administración, se anunció recientemente la recuperación de la referida zona poniente. Acto que no desaprovechó el alcalde Luis Donaldo Colosio Riojas para colgarse medallas y darse espectacularidad, en su mensaje destacó: "Esto es un avance histórico que no se había hecho desde la constitución de la Policía Regia de Monterrey hace 20 años´´. Con esta afirmación, además de quererse levantar el cuello antes de que se den los primeros resultados, el munícipe miente a la ciudadanía vendiendo como un ´´hecho histórico´´ una acción que ya se había realizado en anteriores administraciones, como lo referimos al principio. O de plano el alcalde ignora la historia reciente de Monterrey, o quiere engañarnos, cualquiera de estas circunstancias es alarmante viniendo de un político que tiene bajo su responsabilidad la seguridad de la capital de Nuevo León. 

Un gobierno humanista se hubiera enfocado en darle a los elementos de policía un sueldo digno, capacitación, equipo e insumos para su mejor desempeño, haciendo anuncios responsables, pero como este gobierno está bajo el signo del Instagram sólo busca cualquier excusa para un lucimiento temporal.

Los nuevoleoneses requerimos de un gobierno que nos brinde tranquilidad y seguridad enfocado en lo más importante: la gente. 

×