OpenA
No es de Locos

¿Por qué me cuesta tanto concentrarme?

No es de Locos

En un mundo hiperestimulado es básico definir lo importante.

Mientras escribo la columna, escucho a Bob Marley, reviso mis mensajes, veo pasar los carros, siento sed y tomo agua... me llaman de recepción que llegó mi próximo paciente. Vivimos en un mundo con muchísimos estímulos, tanto externos como internos, con los que vamos lidiando en nuestro quehacer diario. 

Estudios demuestran que nuestro span (lapso) de atención inicial, se ha reducido a 8 segundos... jaaaa! Tenemos 8 segundos para captar la atención a un nivel más sostenido y después de ahí, es nuestro esfuerzo podernos redireccionar a mantenernos concentrados. 

Pero, ¿qué define que podamos sostener nuestra concentración? Principalmente la motivación, gratificación y sentido a largo plazo que tiene para nosotros la actividad en marcha. La realidad es que estamos inundados de tantos estímulos que saber discernir entre lo urgente y lo importante es básico para encontrar un método que nos funcione mejor e ir de lo general a lo específico.

Es importante tomar en cuenta, que hay otros factores como el TDAH, episodios depresivos y/o ansiosos, TOC o algún déficit cognitivo que deben de ser diagnosticados y tratados lo antes posible para minimizar la disfunción atencional.

En general, en personas sin ningún padecimiento aparente, puede ser un reto del día a día ya sea desde el home office, la escuela o simplemente las tareas de casa, el organizar, planear y poder concluir una actividad que, sin duda alguna, sin concentración se prolonga o se deja al último, normalmente a las prisas.

Más allá de eso, conviene siempre analizar si existe cualquier idea irracional o distorsión subyacente que nos detiene a concentrarnos, muchas veces el miedo a equivocarnos, a fallar o al rechazo que podría devenir a partir de lanzarnos a entregar el proyecto propuesta, o iniciar un negocio, puede llevarnos a sabotearnos en una aparente "falta de concentración" que en realidad esconde un miedo profundo.

Además de llevar una adecuada higiene del sueño y una alimentación balanceada, te comparto algunos tips para estimular tu concentración:

·Involucra todos los sentidos posibles: Activar los sentidos nos permite entrar en una dinámica con el mundo, ej. Si estás leyendo, lee en voz alta cambiando de tonos; si estás escuchando una junta o clase, toma notas. 

·Estructura la información: Clasificar la información ayuda muchísimo ya que le da un orden y sentido. Ej. organizar la lista de ingredientes para una cena por aperitivo, entrada, plato fuerte, postre y bebidas.

·¡Juega!: Busca actividades lúdicas para adolescentes y adultos como crucigramas, juegos de memoria, juegos de palabras, mímica, de clasificación. 

Después de todo, recuerda que #noesdelocos recordarnos que como adultos tenemos que seguir estimulándonos con el juego, lo novedoso para cuidar y fortalecer nuestra mente; porque uno envejece cuando deja de aprender. 

×