OpenA
No es de Locos

¿Por qué me siento tan cansado? Parte 2

No es de Locos

¿Por qué me siento tan cansado? Parte 2

¿Has intentado reparar la falta de energía a través de dormir más, para solo hacerlo y aún sentirte cansado?

Retomando la columna anterior, este tiempo de crisis pandémica ha movido y supuesto una reestructuración de diversos aspectos de nuestra vida. Todo este cambio, incertidumbre y ajuste supone un esfuerzo principalmente mental y emocional.

Así que, si te resuena la pregunta inicial, aquí el secreto: Dormir y descansar no es lo mismo, aunque comúnmente confundimos de manera equivocada estos dos. Vamos día a día pensando que estamos descansados porque dormimos las siete u ocho horas que son importantes, claro.

Pero en la realidad estamos perdiéndonos de otros tipos de descanso que necesitamos desesperadamente. Traemos un déficit de descanso porque con vidas tan aceleradas no entendemos su verdadero poder. Este debe significar la restauración o devolución de la energía invertida.

El primer tipo de descanso es el físico, puede ser pasivo que incluye dormir o tomar siesta, mientras que el activo implica actividades de recuperación como yoga, estiramientos, masajes que mejoren la circulación del cuerpo.

En segundo lugar tenemos el descanso mental. ¿Cuándo te vas a acostar en la noche pareciera que no puedes apagar tu cerebro donde las conversaciones y pendientes del día siguiente llenan tu mente? 

Esto poco a poco va agotando tus reservas de energía para actividades que requieran mayor concentración. No hay que esperar a tomar vacaciones, darte cada dos horas permiso para respirar profundo, estirarte y hacer check-in contigo y tus actividades es una buena propuesta.

Siguiendo, el tercer tipo es el descanso sensorial. Luces muy acaparadoras como la del celular o televisión, ruido de fondo, conversaciones en Zoom pueden llevar a nuestros sentidos a estar sobrecargados. Cerrar los ojos por un minuto, dejar dispositivos una hora antes de dormir, es crear momentos intencionales de deprivación sensorial.

El cuarto tipo de descanso es el creativo, este es especialmente importante para cualquiera que deba de resolver problemas, tomar decisiones o proponer lluvia de ideas en espacios creativos. Tiene que ver con reavivar la capacidad de asombro, imaginación y maravillarse. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez, intentaste algo nuevo, escuchaste una canción distinta? 

Implica también darse permiso de buscar nuevas maravillas desde la naturaleza, apreciar el arte, buscar inspiración. No podemos pasar 40 horas de nuestra semana quedándonos perplejos viendo sólo una pantalla y esperar sentirse apasionado y entregado, mucho menos proponer ideas innovadoras.

Acompáñame en la siguiente columna a revisar otros tipos de descanso y recuerda que #NoEsDeLocos permitirse descansar, #NoEsDeLocos hacer check-in a tu mundo interior para identificar qué es lo que necesitas para reconectar con tu verdadera y fresca esencia.


×