OpenA
Latitud

¿Por qué se encarceló a Emilio Lozoya?

Latitud

¿Por qué aunque se eliminó la prisión preventiva oficiosa se encarceló a Emilio Lozoya?

En México, los defraudadores fiscales y los imputados por delitos graves ya no irán a prisión preventiva en automático. Es decir, los detenidos por contrabando, los factureros (venta de facturas falsas), los defraudadores tributarios, los evasores a gran escala, ya podrán defenderse en el juicio desde su libertad (si así lo determina el juez) y hasta que se les imponga sentencia.  

¿Fue una buena resolución la que tomó la Suprema Corte de Justicia? El debate continúa hasta hoy. Incluso el presidente López Obrador se puso en contra de esta resolución. Y de entrada, parecería que la SCJ se pone del lado de los factureros y defraudadores fiscales. 

En realidad no es así. Fue una resolución justa que explicaré brevemente con cinco razones (aclaro que este es un artículo de prensa, no un tratado legal).  

1.- La Constitución (art.19) establece que serán sujeto de prisión preventiva quienes cometan delitos como el robo a casa-habitación, violación, etcétera. También se aplicará prisión preventiva en caso de delitos graves, o cuando se atente contra la seguridad nacional. Sin embargo, para todo efecto práctico, los delitos tipificados como graves cruzaban una línea muy difusa y se quedan en prisión muchas personas de escasos recursos que acaso cometieron un delito pero no de gran cuantía y no son personas peligrosas para la sociedad. 

2.- Se había emitido un decreto que establecía que los delitos fiscales por sí mismo representaban una amenaza a la seguridad nacional. Y dado los montos elevados, se les determinaba también como graves. Ahora, lo que se pretende es hacer excepcional la prisión preventiva oficiosa, porque de otra manera se afectan derechos humanos fundamentales, dado que se priva de libertad (sin condena de por medio), supuestamente por riesgo de fuga, por ejemplo. Así también se transgrede la Convención Americana de Derechos Humanos.  

3.- Si el orden constitucional, si la integridad del Estado mexicano no se ve amenazada directamente por estos delitos, el imputado bien puede llevar su proceso penal en libertad. No tiene por qué proceder la prisión preventiva oficiosa, en automático. Esto era un exceso cuando es una medida que sólo debe tomarse como última posibilidad. 

4.- Ahora bien, el juez puede decidir aún con esta reforma, la prisión preventiva justificada en contra de este imputado, si se determinan las condiciones y si éstas son graves. Todo a solicitud del Ministerio Público, en función del proceso concreto. Ojo: hay una gran diferencia entre prisión preventiva oficiosa y la prisión preventiva justificada. 

5.- La Suprema Corte de Justicia resolverá como última instancia si estas medidas tomadas en otra instancia se apegaron a derecho y si no se vulnera el principio de presunción de inocencia: es decir, nadie es culpable hasta que no se demuestre lo contrario. De otra manera se confunde la prisión anticipada con la sentencia condenatoria. 

¿Ejemplos de mexicanos célebres que sufrieron prisión preventiva oficiosa, vulnerándoles sus derechos humanos de forma brutal? 

Daré sólo el nombre de uno de mis escritores preferidos: José Revueltas. Sus vivencias en la prisión preventiva de Lecumberri las narró en su gran pequeña novela El Apando. 

Antes ya había padecido la misma injusticia en el penal de las Islas Marías, narrada en su novela Los muros del agua, por presuntos delitos cometidos, por cierto, en Nuevo León, cerca de donde ahora esta el puente Colombia. 

Finalmente, ¿por qué aunque se eliminó la prisión preventiva oficiosa fue detenido Emilio Lozoya? Porque el juez determinó, a petición del Ministerio Público, la prisión preventiva justificada. Punto.

×