OpenA
En Visión Millennial

¿Por qué se les van?

En Visión Millennial

¿Por qué se les van?

Desde hace unos días el PRI y el PAN viven una crisis política, ya que varios alcaldes y diputados de Nuevo León decidieron dejar sus filas partidistas para incorporarse a Movimiento Ciudadano. Este tema ha sido el foco, y cómo no, si no es cualquier cosa, pero hay que preguntarse por qué estos actores políticos decidieron sumarse al movimiento naranja. 

Perder actores políticos de un día para otro no es fácil y lo más natural es que los partidos comiencen a gritar, a pelearse y a reclamar el porqué, pero en lugar de eso y de echar culpas deberían el PRI y el PAN de hacer un ejercicio de profunda reflexión sobre qué están haciendo mal, además preguntarse qué hicieron con aquellos alcaldes y diputados para orillarlos a tomar esa decisión. 

No especificaré quiénes, por respeto a los mismos actores políticos que decidieron irse de sus anteriores partidos, sin embargo, sé que algunos de ellos sufrieron maltratos, que también los relegaron en muchas ocasiones y que no les dieron las oportunidades justas, incluso algunos hasta humillados fueron. 

Insisto en que en lugar de gritar y quejarse los partidos políticos deberían de hacer memoria para reflexionar qué fue lo que hicieron mal. Es bien sabido que no a todos se les trata por igual, que no todos son los favoritos, que no a todos se les da el lugar que merecen... No a todos les dan las mismas oportunidades, porque saben perfectamente que se basan en "jerarquías".

Es bien sabido, por ejemplo en el Congreso, cuando en ocasiones han llegado algunos diputados con cierta iniciativa de ellos mismos y que los que mandan deciden quitárselas para entregarla a otros diputados o diputadas "estrellas", cuando en realidad estos no hicieron ni el más mínimo esfuerzo en trabajarla. ¿Eso es justo?

A los alcaldes tampoco los tratan por igual, cuando hay temas de partido importantes a algunos los relegan y sólo les exigen que cumplan con las cuotas partidistas, pero para la toma de decisiones no les hacen caso; es más, en muchas ocasiones ni los invitan. 

Si ciertos diputados y alcaldes decidieron cambiarse de partido es porque les prometieron mejor trato, mejores oportunidades. Pero los partidos políticos no lo van a aceptar nunca, porque no les conviene, pero objetivamente deberían de analizar bien lo que hacen porque la gente se cansa de ser maltratada y de ser relegada. ¡Vean los vicios al interior! 

Si esos partidos no quieren que sus diputados y alcaldes se sigan yendo de sus filas, entonces por qué no implementan desde ya un trato justo, por qué no implementan el campo de oportunidades equitativas a todos sus militantes. Quejarse es muy sencillo pero aceptar que se tiene un problema interno es sumamente difícil, y más por los egos de algunos personajes.

El "chapulineo" no es un tema nuevo, desde hace muchos años varios personajes saltaron de un partido a otro, incluso una legisladora cambió hasta cuatro veces de bancada en un periodo corto de tiempo, y en esa época por qué no dijeron nada, por qué no legislaron... ¡Porque no les convenía! 

Si están muy ofendidos por estos cambios de figuras políticas entonces por qué de una vez por todas no se ponen a legislar y presentan una iniciativa antichapulineo. La propuesta es que dejen de echarle la culpa a uno, que se pongan a reflexionar qué hicieron mal y que se pongan a trabajar legislando para que no les vuelva a ocurrir.

La verdad, siendo muy sinceros, es que esa iniciativa virtual antichapulineo sólo la pueden platicar y la pueden grillar, porque sinceramente ni siquiera creo que algún día la presenten y muchísimo menos que la aprueben. ¿Saben por qué? Porque a ningún partido político le conviene.

×