OpenA
Carrera por el Imperio

Potenciales daños económicos acelerarían negociaciones

Carrera por el Imperio

Los potenciales daños económicos acelerarían negociaciones para finalizar conflicto Rusia-Ucrania.

La semana pasada los presidentes Joe Biden, de EUA, y Xi Jinping, de China, tuvieron una videoconferencia, además de una reunión entre sus autoridades diplomáticas en Roma. De acuerdo con los voceros de EUA, la reunión sirvió para advertir a China sobre su presunto apoyo a Rusia. Por otra parte, la vocería de China refiere que la reunión sirvió para evitar un conflicto mayor y promover negociaciones para solucionar el enfrentamiento entre Rusia y Ucrania. 

Vale la pena recordar que EUA sigue siendo la economía más grande del mundo, que genera grandes beneficios para las economías de China y Europa; sin embargo, a su vez, China es el exportador global más grande, el principal socio comercial de la Unión Europea, y el principal proveedor de bienes para EUA. 

Rusia, como es bien sabido, es de los principales productores y exportadores globales de energéticos, y diversos países de Europa dependen en gran magnitud de su provisión. A su vez, respecto al conflicto armado, Rusia ha descubierto que la invasión a Ucrania no ha sido fácil, como quizá esperaba, pues el apoyo de EUA y aliados con provisión de armamento y fondos económicos ha sido clave para mantener la resistencia. Las sanciones económicas estarán afectando de manera acelerada a Rusia, pero también con significativos efectos colaterales globales. 

Algunos medios han comenzado a referir que entre las negociaciones para acabar con el conflicto, se comienza a considerar la posibilidad de “neutralidad” de Ucrania; es decir, renunciar a sus objetivos de formar parte de la OTAN y ser sede de bases militares de dicho organismo.

Mi análisis y prospectiva: Ambas economías, la de EUA y China, junto con los países aliados de EUA, tienen mucho que perder si se llegara a un enfrentamiento, al menos económico, entre EUA y China. La economía mundial ya comienza a sufrir los efectos inflacionarios derivados de las sanciones a los energéticos, granos, y metales de Rusia. Después de los múltiples y diversos deterioros producidos por la pandemia, es imprescindible impedir a toda costa una aceleración global inflacionaria aunada a mayores complicaciones en las cadenas de suministro y escasez de productos. Por lo tanto, entre la complejidad de aspectos que se encuentran negociando las dos economías más poderosas del mundo, EUA y China, se identifican al menos cinco factores, todos con importante ponderación que abarca desde lo humanitario hasta lo económico. 

Una premisa en la que existe alta probabilidad de acuerdo y compromiso, es evitar a toda costa un enfrentamiento entre ellos producto de diferencias irreconciliables o exigencias inadmisibles; en segundo lugar, todo parece indicar que buscan detener la pérdida de vidas humanas por el enfrentamiento armado; como tercer tema, ninguno permitirá mostrar públicamente una posición de debilidad y ambos procurarán comunicar el éxito de sus propuestas; otro aspecto es el objetivo común de minimizar y finalizar a la brevedad un conflicto armado donde ambos, sin enfrentarse, estarían públicamente o de manera encubierta, apoyando a los contrincantes, lo cual se conoce como una guerra “proxy” que continuamente representa un riesgo de escalamiento de conflicto; y finalmente, todo parece indicar que ambos desean contener a la brevedad el espiral inflacionario global que ha comenzado. 

Es de esperarse que, además de lo anterior, el resto del mundo presione por una pronta negociación sin polarizar posturas, incluida la posibilidad de mantener la “neutralidad” de Ucrania, pues para ningún presidente es popular permitir los efectos de un espiral inflacionario en su país.

×