OpenA
Buhedera

Prepararse para el colapso

Buhedera

Segunda parte

Jeff Thomas, en International Man:

"La historia de Nathan Rothschild debe ser conservada en la memoria, pues demuestra que aquellos que saben de un evento económico seguramente lo capitalizarán. Aquellos que mueven los hilos obtienen enormes ganancias manipulando una economía durante los tiempos de prosperidad, pero obtienen el mismo resultado en los períodos de crisis. Simplemente esperan hasta que se haya completado un colapso económico y se haya asentado el polvo, luego compran las compañías restantes a precios bajísimos en un momento en que el inversionista promedio ha sido eliminado. Luego, cuando la economía comienza a recuperarse, se montan en la próxima ola de prosperidad.

Por esta razón, cualquiera que esté en el asiento del conductor económico entiende que lo mejor para él es crear una falsa prosperidad, luego desencadenar su colapso y luego sacar provecho del colapso.

Cuando el inversionista promedio se da cuenta de esto, la mayoría de las veces declara: ´Bueno, si eso es cierto, estoy frito de cualquier manera´. Pero esto sólo es cierto si asumes un papel pasivo en tu futuro económico.

Puedes beneficiarte de un derrumbe

La palabra mandarín para ´crisis´ también significa ´oportunidad´. Aquellos que sean capaces de entender este concepto chino tienen una gran oportunidad en términos de inversión. Pueden reconocer que la crisis que se avecina es también una oportunidad.

Sí, habrá un colapso en los mercados de acciones y bonos. Estos serán, sin duda, eventos deflacionarios, que harán que los precios de los activos se desplomen. Pero esto no tiene por qué significar un desastre. El juego no ha terminado, pero la crisis es, sin duda, un cambio de juego. Es importante tener en cuenta que la riqueza real nunca desaparece; simplemente cambia de manos.

Para prepararse para el nuevo juego, el objetivo sería liquidar todas o la mayoría de las acciones, bonos y activos tangibles, como bienes raíces, antes de una caída. A continuación, deberías expatriar las ganancias a una jurisdicción que tenga menos probabilidades de ser una víctima de la crisis y, con suerte, sería un ganador neto en ese momento. Al igual que aquellos que realmente manejan los hilos, no sólo evitarás convertirte en una víctima del colapso económico, sino que te beneficiarías de él.

Con una crisis que se está gestando en múltiples frentes, hacer los movimientos correctos ahora podría significar la diferencia entre sufrir pérdidas abrumadoras o protegerte a ti mismo y a tu dinero.

Es precisamente por eso que Doug Casey y David Stockman acaban de publicar un nuevo despacho urgente, que explica cómo posicionarse mejor, para que no quedes atrapado en el remolino. Búscalo".

×