OpenA
Pensando en la gente

Presupuesto 2022: Más de... lo mismo

Pensando en la gente

Presupuesto 2022: Más de... lo mismo

Durante su campaña, Samuel García fue muy enfático respecto al trato desigual que recibe Nuevo León de parte de la Federación en materia hacendaria. En su plan de gobierno señala que nuestra entidad "...aporta a la Federación $637,000 millones de pesos como resultado de todo el esfuerzo de las y los nuevoleoneses; no obstante, el gobierno central sólo considera regresarnos $67,000 millones de pesos; es decir, el 10.5% de lo que aportamos. 

Evidentemente, este monto es insuficiente para satisfacer las necesidades básicas de las y los ciudadanos". Retomando los discursos vertidos por sus homólogos de Jalisco y Tamaulipas en este tema, consideró urgente una nueva negociación para que las entidades reciban más recursos, acuerdo que en caso de no cumplirse, advirtió, llevaría a las entidades afectadas a "salirse" del Pacto Fiscal. Según él, entre mayo y junio de 2020, realizó una encuesta a 2,726 personas y el resultado fue: "94.7% indicó que es necesario revisar, analizar y evaluar el convenio fiscal para que Nuevo León reciba un trato más justo". Desde el punto de vista político, este discurso arropó su campaña y los inicios de su administración; sin embargo, si las palabras no se convierten en hechos, todo queda en simple demagogia. 

A pesar de que lleva dos meses en el poder, todavía sigue reproduciendo acciones  mediáticas –que debieron concluir en su campaña– en las que lamentablemente anuncia medidas que son además de incongruentes, infundadas e insensibles. Además, un día dice una cosa y al otro lo niega, como es el caso del replaqueo, impuesto que fue anunciado a ocho columnas y al percibir el rechazo de la población argumentó que eso era asunto de la Federación, cuando quedó claro que dicha propuesta salió de una reunión regional con sus pares de Coahuila y Tamaulipas.  En el caso de las finanzas públicas, a pesar de ser un tema delicado del cual depende la tranquilidad y el bienestar del grueso de la población, el gobernador no termina de convencernos sobre la factibilidad de su proyecto de ingresos y egresos, por lo menos, de lo expuesto hasta ahora; a continuación las siguientes consideraciones.

1. A Samuel García de la noche a la mañana se le olvido su compromiso de exigir a la Federación un trato justo para Nuevo León. Oportunidades mediáticas las tuvo –que es su fuerte– pero no pasó nada. Veamos: El 3 de octubre de 2021 tuvo la oportunidad de manifestar este reclamo al presidente de la República, por lo menos en cuatro ocasiones, en lugar de esto todo terminó en halagos: "dígale por favor al presidente que le enviamos un fuerte saludo"; y para rematar: "que sea bienvenido el presidente". Ese día, refiriéndose al gobernador de Jalisco, ahí presente, expresó: "hemos trazado un plan de acción para plantear un nuevo convenio de coordinación fiscal". Este era el evento crucial para señalar que iba a presentar una demanda ante la Suprema Corte de Justicia para que Nuevo León se saliera del Pacto Fiscal y, en vez de esto, se la pasó alabando a López Obrador. 

2. El 27 de noviembre se llevará a cabo la consulta pública para decidir si Jalisco se retira del Pacto Fiscal debido al reparto injusto del presupuesto. El 16 de octubre, en el periodico Reforma digital, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez expresó: "Confío en que la voluntad de la gente nos permita fijar una postura seria con el gobierno federal y decirle que no aceptamos los términos de ese convenio porque Jalisco es un estado que le aporta mucho al país a su economía, que quiere seguir ayudando a los estados más pobres pero no puede ser a costa de nuestros propios intereses". Sin embargo, acá en Nuevo León hubo mutis de parte de Samuel García, simplemente ya no volvió a tocar el tema. 

3. Otra incongruencia del gobernador es su propuesta de generar ahorros para la administración, reduciendo oficinas y personal de altos mandos, por secretarías transversales que concentrarían las asignaturas de gobierno en unos cuantos funcionarios. Pero, ¿qué pasó? Todo lo contrario, las dependencias se multiplicaron, se crearon nuevas y se dejaron las mismas de la administración pasada, generándose una duplicidad de funciones, dejando en evidencia la incapacidad del gobierno para diseñar su organigrama integral y racional. Algunos ejemplos:  

a). Creó la Secretaría de la Mujer y dejó el Instituto Estatal de las Mujeres.

b). Estableció la Secretaría de Turismo y dejó la Corporación para el Desarrollo Turístico y el Fidetur.

c). Impulsó la Secretaría de Desarrollo Regional y dejó la Corporación para el Desarrollo de la Zona Fronteriza y la Promotora de Desarrollo Rural. 

d). Además, creó las siguientes secretarías: Igualdad e inclusión, Participación Ciudadana, Trabajo, Economía, Medio Ambiente y Cultura.

Con esta acción administrativa no se generara ahorro en nómina, como se comprometió en un principio, sino que tendremos más burocracia y más despilfarro, en lugar de más obra pública. Esto no es más que el viejo truco de que se reducirá el número de funcionarios, sabemos que los políticos les pagan a sus amigos y aliados con puestos públicos bien remunerados, independientemente de su perfil y resultados, a todos sus compadres terminan por darles un "hueso". ¡Qué alguien me explique! ¿Dónde quedó el nuevo Nuevo León? Todo es más... de lo mismo. 

4. El 18 de noviembre, en El Norte, Samuel García dio a conocer varias cifras del presupuesto de 2022. 

a) Enumeró ahorros por $4,208 millones de pesos que atribuyó "a la eliminación de la corrupción, ´zonceras´ y sobreprecios de su antecesor Jaime Rodríguez". Sus afirmaciones de que este dinero era desviado por actos de corrupción, significa que en el sexenio pasado, según el actual gobernador, hubo un desvío de más de $25,000 millones de pesos. ¿Así se va quedar el asunto? Hasta la fecha siguen siendo palabras, sus acusaciones son muy graves, las cuales las tendrá que probar y denunciar para que no quede como un acto de impunidad.

b) Aseguró que el siguiente año se invertirán más de $16,000 millones para obras. Esto se logrará con ahorros por $4,208 millones de pesos. El déficit operativo de este año, según su tesorero fue de $3,552 millones de pesos. ¿Estos recursos ya se desaparecieron por arte de magia?  Concediendo sin conceder que así fuera, ¿por qué adquirió en su primer mes una deuda a corto plazo por $1,500 millones de pesos? Y luego el 25 de octubre publicó una licitación para refinanciar una deuda (ya existente) de $3,679 millones de pesos.  

c) Aumento de $7,012 millones pesos en participaciones federales.

d) Acuerdo con la Federación para inyectar $3,511 millones de pesos a proyectos estatales. Destacando $1,050 millones para terminar la presa La Libertad.

e) $500 millones para los estudios del Tren suburbano y otros apoyos para el hospital del municipio de Juárez. 

Significa que López Obrador le va enviar $10,523 millones de pesos adicionales a Nuevo León; si estos recursos fueran ciertos, como lo son, sería un gran logro que en menos de dos meses convenció al Presidente para que enviara los recursos que no le ha entregado a ningún gobierno estatal hasta la fecha. ¿Cómo es posible que al día de hoy no tengamos ningún pronunciamiento de algún diputado federal que niegue o confirme este gran "regalo"? Tampoco entendemos ¿por qué Samuel García da estas cifras, mientras sus homólogos de Jalisco y Tamaulipas –sus grandes aliados– se quejan de que no recibieron ningún apoyo adicional? O sea que somos los consentidos de la Cuarta Transformación, por encima de Tabasco y Oaxaca y cuyas megaobras se quedarán cortas por el gran apoyo que el Presidente le va a dar a Nuevo León en 2022.

f). Recaudación de $1,400 millones de pesos con un aumento al impuesto a casinos, así como un impuesto verde. 

Las cifras que brinda el mandatario estatal no cuadran, si se tenía un déficit de más de $3,000 millones y el siguiente año será de cero y, además, va a contar con un superávit  de $4,208 millones de pesos. ¿Para qué pidió en su primer mes una deuda a corto plazo? 

Finalmente, quedó sin definirse el asunto del replaqueo, aunque el gobernador reiteró que en 2022 no se dañaría el bolsillo de los nuevoleoneses, sus colaboradores lo contradicen y dejan abierta la posibilidad de imponer una nueva placa con cargo al contribuyente. Así se expresó el 19 de noviembre el tesorero general del estado, Carlos Alberto Garza Ibarra, al periódico El Norte: "Aunque el presupuesto no lo incluye (el replaqueo), se ha señalado que iniciado el año el estado podría emitir un decreto en materia de seguridad y a partir de ahí establecer reglas para una cuota". Lo que nos faltaba, el jefe dice una cosa y los subordinados lo contrario, ¿a quién le vamos a creer?

Esperamos que los colaboradores del gobernador, que son muchos y están bien pagados, le ayuden a poner de cabeza el presupuesto de 2022, que saquen la sumadora y actúen con transparencia a la hora de decirnos dónde quedó el dinero, en que se gastará y, sobre todo, castigar con todo el peso de la ley a quienes desviaron recursos y cometieron actos de corrupción. Solamente así estaríamos ante un nuevo Nuevo León; de lo contrario, de seguir con las acciones referidas tendríamos más... de lo mismo. 

×