El consejo del díaMonterrey
Más del autor

Siembra un pensamiento

Desarrollar amor propio

Ser Asertivo

Hablar en público

Ser íntegro

Evitar el chisme

Prevenir el Burnout


México es considerado uno de los países con las jornadas laborales más extensas del mundo junto con Japón. Gracias a que existen estas largas jornadas laborales se ha dado pie a que exista el síndrome del Burnout.

Burnout es un término anglosajón cuya traducción es "estar quemado o desgastado por el trabajo". Es considerado por la OMS como una enfermedad que deteriora la salud mental y física de las personas. En el nivel leve y medio provoca cansancio excesivo, dificultad para levantarse por la mañana, insomnio, déficit en la concentración, irritabilidad y aburrimiento.

En el nivel grave te lleva a la aversión por las tareas laborales, ausentismo, abuso del alcohol y psicofármacos. Y por último, en un nivel extremo te lleva al aislamiento, a la depresión crónica y al riesgo del suicidio. Por la importancia de este tema quiero compartirte tres consejos para prevenir el Burnout.

1. Balancea tus actividades

Para no sentir la sobrecarga laboral, es importante que sepas cuándo es importante desconectarte del trabajo y desarrollar otras áreas importantes de tu vida. Se trata de no sobrecargarse de las tareas laborales y encontrar el equilibrio. Tú defines lo que es importante para ti y escoges aquello en lo que hay que poner atención.

Si intencionalmente decides poner tu trabajo antes que tu bienestar y tu salud, llegará un momento en que tu cuerpo gritará todo aquello que te ha pedido en voz baja que cambies.

A veces pensamos que tenemos que decir que sí a todo lo laboral porque tenemos buenas habilidades, inteligencia y tiempo. Pero si priorizamos de una forma desbalanceada el trabajo, lo único que provocaremos es llevar a nuestra mente al hartazgo y terminaremos quemándonos. La forma de cambiar esta situación es a través de una adecuada distribución de las cargas de trabajo. 

2. Relájate

"La hormiga es sabia, pero no lo suficiente para tomarse unas vacaciones".-Clarence Day.

Quienes dedican mucho tiempo al trabajo consideran productividad y relajación como términos completamente incompatibles.

Dejan de lado que relajarse es fundamental para ´reprogramar´ la mente y prepararse para un periodo de alto rendimiento y productividad. Busca y descarga una imagen con ejercicios de relajación y estiramientos que puedes hacer desde tu oficina.

Tenla a tu alcance en tu escritorio, para que después de ciertos periodos de enfoque tomes conciencia sobre tu cuerpo y te detengas a realizar una respiración profunda y un ejercicio de relajación que la acompañe. 

3. Establece límites

Gestiona tu tiempo con horarios definidos de llegada y salida del trabajo. Destina un tiempo para el descanso, para la alimentación, ejercicio o actividades recreativas que te permitan poner a un lado las ocupaciones y preocupaciones laborales. Sin duda habrá ocasiones extraordinarias en que el trabajo lo impida, pero evita que el trabajo absorba tu vida.

Toma decisiones que te ayuden a ver por ti, no sólo por esa parte de ti relacionada con el crecimiento financiero, profesional y laboral. Apaga tu computadora a partir de cierta hora, ignora tu celular después de estar ocupado por cierto tiempo y no revises tu email fuera del horario de oficina si no es estrictamente necesario.

El objetivo es que no te sobreexijas al punto de llegar al agotamiento o a la fatiga crónica. Por último, establece límites al no comprometerte a hacer cosas sobre las que realmente no te sientes capacitado o bien no consideras que sea tu trabajo hacerlo.

"Si renuevas tu manera de pensar, transformarás tu forma de vivir"

Sigue leyendo...
Volver arriba