Primera oportunidad: Misión cumplida


Auténticos Tigres barrió con todo en la ONEFA al conseguir los tres títulos que hay en juego cada año; primero fue Intermedia, que de paso impuso una nueva marca con sus seis campeonatos al hilo; luego llegó Juvenil, que bajo las órdenes del joven entrenador Juan Carlos García regresaron el cetro a la UANL y el viernes cerraron con broche de oro al coronarse en Mayor y así en pocas palabras acaparar todo.

Recordamos que a principios del año, el rector Rogelio Garza Rivera le pedía al coach Juan Antonio Zamora conseguir los títulos del futbol americano ante la celebración del 85 Aniversario de la UANL. La tarea era complicada, pero para mediados del año ya tenían uno en sus vitrinas. Pero venía la prueba de juego: los equipos de Juvenil, donde debutaba el coach Juan Carlos y Mayor, escuadra a la cual se le ponía el dedo ante la posibilidad de no alcanzar el campeonato.

Sin embargo, y pese a que el arranque de la campaña fue complicado para los Auténticos Tigres en Liga Mayor, coaches, jugadores, padres de familia y administrativos trabajaron duro para sacar adelante el compromiso hecho ante el rector, y vaya que lo consiguieron; pueden decir lo que quieran, que fue apurado el triunfo, que les pegó la novatez al rival o muchas excusas más, pero la realidad es que la UANL tiene los tres trofeos en su vitrina y de esta manera le cumplieron al su máxima autoridad, quien con una sonrisa en su rostro disfrutó la noche del viernes en el Gaspar Mass como nunca.

Misión cumplida, señor Rector, los Auténticos Tigres no le fallaron.

SEGUNDA OPORTUNIDAD: ES REFERENTE DE TODOS

Siguiendo con el tema del futbol americano y el apoyo incondicional que el rector le otorga a este programa identificado con la comunidad estudiantil y académica de la UANL. Vale la pena reconocer los cientos de comentarios positivos que recibe la máxima autoridad de la Autónoma de Nuevo León. 

Usted no me permitirá mentir, pero no sólo los padres de familia de todo el país hacen comentarios positivos sobre el interés que el rector Rogelio Garza Rivera le pone a cada una de las actividades deportivas, académicas, culturales, artísticas y sociales que se realizan en la UANL. Y el énfasis que la gente y la misma prensa nacional le pone al tema del futbol americano y el apoyo por parte del rector es para resaltarlo.

Infinidad de ocasión hemos escuchado: “Ojalá y acá tuviéramos un Rector así, mínimo que fuera a los partidos a darnos su apoyo”, o bien, “Qué envidia tenemos de ustedes que cuentan con autoridades que sí se preocupan por los muchachos para que no les falte nada”, y no falta el reportero que se acerca a nosotros para señalar la entrega, interés y  pasión con la que el Rector impulsa el programa de futbol americano en la UANL, amén del resto de las disciplinas, no por nada la Universidad barre en la justa nacional.

Así es compañeros, en la UANL se cuenta con un líder natural que ha sabido llevar por buen camino a la UANL en todos los aspectos, porque los logros no sólo son deportivos, sino también académicos, culturales, científicos, sociales y de toda índole.

Es por ello que el ambiente que se vive en la Máxima Casa de Estudios en todas sus escuelas es de armonía y crecimiento, y mucho de esto se debe al rector Rogelio Garza Rivera, eso nadie lo puede negar, y la prueba es que sigue siendo referente a nivel nacional e incluso internacional. 

Felicidades.

TERCERA OPORTUNIDAD: NO LE HAN FALLADO

Hace tres años, el Rector de la UANL tomó una decisión que algunos calificaron de muy atrevida al hacer cambios en el programa de futbol americano, comenzando con el staff. En ese momento, quienes conocíamos la situación interna por la que atravesaba el ‘deporte de las tacleadas’, ajeno a lo deportivo, la aplaudimos. 

Hoy sólo le queda a quienes no creyeron en el proyecto de las autoridades tiene que reconocer que fue un ACIERTO total.

La llegada del coach Juan Antonio Zamora y toda una camada de entrenadores jóvenes y con una mentalidad diferente, más integradora, sin tantos aspavientos, sin amenazas y muchas cosas más, le ha venido a dar una nueva imagen el futbol americano en la UANL.

Por un lado, la Liga Universitaria sigue creciendo en lo deportivo, la difusión y el crecimiento de programas en Prepas y Facultades que no destacaban –para muestra tenemos el título de los Bisontes de Físico-Matemáticas, o el despertar de los Pericos de Comunicación y Kiowas de la 15–.

Pero no es sólo la Liga Universitaria, sino también los logros que se tienen en los tres programas de Auténticos; Intermedia es seis veces Campeón, Juvenil arrasó este año y en menos de lo que les contamos ya son Campeones de nuevo, y Auténticos suma ya un cetro más a su cuenta y ante un rival diferente, los Burros Blancos.

A todo ello hay que sumar las dos victorias que tiene el coach Zamora en los duelos ante Borregos, así como la invitación al torneo de Dallas, donde los chavos U-19 vencieron a la escuadra de los Estados Unidos.

Los resultados ahí los tienen, el que tenga dudas de que la decisión que tomó el Rector hace tres años simplemente se está exhibiendo, porque las matemáticas y Pitágoras no mienten, la UANL es hoy el No. 1 en la ONEFA en todas sus categorías.

CUARTA OPORTUNIDAD: CREO QUE SALDRÁN GANANDO

Con eso de que el equipo de las ‘Barras y las Estrellas’, o sea USA, no vendrá al Tazón de las Estrellas por motivos que sólo ellos entienden, la más beneficiada será sin duda la misma Liga Premier, ya que se está ‘cocinando’ mejor un encuentro ante una Selección Politécnica, misma que dirigida por una leyenda del futbol americano, el coach Jacinto Licea.

Y se preguntará el ¿por qué decimos que les fue mejor?, sencillo, el Tazón de las Estrellas si acaso reúne a 3,000 a 4,000 aficionados, no es un encuentro que le llame la atención a los aficionados; en cambio el medirse al IPN le representará –ya de entrada– una asistencia superior a los 15,000 seguidores, además de la difusión que se le dará en los medios y su correspondiente transmisión en distintos canales y redes sociales.

Así que como decía mi abuelita, ‘cayeron parados’, les fue mejor no jugar el Tazón de las Estrellas y cambiarlo por un encuentro ante la Selección Politénica.

Volver arriba