OpenA
Buhedera

Qigong

Buhedera

Segunda parte

7. El qigong alivia el estrés y equilibra las emociones. Uno de los factores más importantes para determinar los niveles de estrés son las emociones. Y mientras que la mayoría de los ejercicios son adecuados para aliviar la ira, pocos ayudan a equilibrar las emociones. Pero muchos de los problemas del qigong pueden ser refinados para abordar específicamente su área problemática, como depresión, dolor, frustración, irritabilidad o una combinación de tales emociones. En la sociedad actual, los problemas relacionados con el estrés están empeorando, por lo que es vital convertir la energía negativa de las emociones destructivas a aquellas que son más positivas en la naturaleza. Una excelente manera de hacerlo es liberar el estrés directamente a través del control del sistema nervioso central: aquí es donde entra el qigong.

8. Puede ser practicado por aquellos que están gravemente enfermos. Mientras que el ejercicio occidental promueve la fuerza y el movimiento, aquellos que están gravemente enfermos o en cama no tienen la capacidad para hacer ejercicio vigoroso. En consecuencia, los sistemas de los músculos y los órganos se debilitan durante el reposo prolongado en la cama y puede tomar meses para volver a la normalidad después de la recuperación. El qigong tiene muchas técnicas diseñadas para personas débiles e inmóviles que tienen como objetivo aumentar las capacidades físicas sin requerir movimiento. El qigong también se prescribe para pacientes con cáncer terminal. Y aquellos que no tienen la fuerza inicial para practicar estando de pie o sentado pueden practicar recostarse hasta que la fuerza se acumule (bit.ly/3KPdjzv).

El tai chi chuan y el qigong o chi-kung son dos disciplinas distintas que se llegan a practicar juntas. En los posts anteriores hablamos acerca de cada una de ellas, en esta ocasión hablaremos de sus diferencias y similitudes.

El tai chi chuan es un arte marcial interno, en occidente suele simplificarse su nombre a taichí y se le confunde con un estilo estrictamente terapéutico, hay que tener en cuenta que la faceta terapéutica no existe sin la marcial, ya que es esta última la que nos enseña a movilizar la energía a través de la intención.

Chi-kung o qigong es una disciplina por medio de la cual podemos dirigir nuestra energía vital para mantener nuestro cuerpo sano física y mentalmente, tiene cuatro ramas: terapeutico, medico, marcial y religioso.

El tai chi se basa en la filosofía taoista del yin y el yang, mientras que el chi kung en la medicina tradicional china, en ambas prácticas se utiliza la intención mental para guiar la energía.

Su práctica requiere perseverancia, continuidad, memoria y en el caso del tai chi técnica, para sentir sus resultados.

Son técnicas que llevan la atención a uno mismo en el momento presente, por ello se les dice meditación en movimiento.

En la práctica de tai chi chuan es casi obligatorio incorporar el chi kung ya que éste permite desarrollar la conciencia en la energía interna, necesaria para desarrollar lo marcial, y a su vez potencia la faceta terapéutica de la práctica, por otro lado el chi kung no siempre incorpora al tai chi; pero existen movimientos de este último que están insertos en sistemas de chi kung terapéutico o médico, sin considerar la intención marcial de los mismos. Por ejemplo, empujar, la defensa del mono, mover las manos como nubes, etc.

Ambos nos dan muchos beneficios como son:

· Mejor postura física.

· Equilibrio físico y emocional.

· Mejora la salud física y emocional.

· Mente calma y en foco.

· Menos impulsividad, menos reactividad.

· Enraizamiento, conexión con el aquí y ahora.

· Noción de espacio-tiempo.

· Concentración y atención.

· Creatividad.

· Lleva a fluir con el universo

×