OpenA
Neurosis compartidas

¿Qué hiciste en los últimos 18 años de tu vida?

Neurosis compartidas

¿Qué hiciste en los últimos 18 años de tu vida?

¿Qué hiciste en los últimos 18 años de tu vida? Mucho y poco, esa es la respuesta general, y agregaría, los he vivido con intensidad.

Hace 18 años (2004) tenía 32 primaveras, una edad de plenitud. Ya mi padre no estaba físicamente y mi mamá, hermanas y yo, nos acompañábamos en un nuevo capítulo de esta alocada vida.

Trabajaba en otro medio impreso que me acentuó el amor al periodismo y en el cual conocía gran parte de mis mejores amigos que en su mayoría conservo.

A estas alturas cómo valoro tener amigos. Gracias por estar.

Era 2004 y todo comenzaba a cambiar bruscamente. La era digital se abría camino transformando la vida de muchas profesiones, especialmente las relacionadas con comunicación. Todos estábamos a la expectativa.

Estados Unidos mantenía las reglas del mundo, más por lo recién ocurrido con las Torres Gemelas. La “pelea mundial” era contra el terrorismo –inventado o creado, ahí estaba.

En México Vicente Fox ya había caído de la gracia de sus mismos votantes. Tenía una batalla contra el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, y la meta era evitar que participara en las elecciones de 2006. 

Se creaba Facebook y con ello las redes sociales nos quitaban lo básico, la presencia.

En cine hubo estrenos importantes como: La Pasión de Cristo, Harry Potter y el prisionero de Azkaban, Spider Man 2, y Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (esta película es muy dolorosa).

Los Simpson cumplían su temporada 16, la serie The L Word robaba mi atención y antes de volverme loca con Grey’s Anatomy (se estrenó hasta 2005), todo lo que tenía que ver con CSI era de mi agrado.

En deportes, los Juegos Olímpicos de Atenas acapararon la atención.

Pero en abril hubo un acontecimiento que sólo los fans de la NFL tienen agendado, el draft. Ese año fue elegido –en decimoprimera ronda– el joven quarterback Ben Roethlisberger. 

Steelers lo eleigió para tenerlo como promesa en las temporadas venideras. ¿Quién iba a pensar que ese mismo año haría historia?

Roethlisberger tuvo que ser titular de inmediato ante una lesión del Tommy Maddox en el tercer partido de esa campaña. 

Ahí cambió la historia de la franquicia que había tenido años oscuros después de su hegemonía en los 70’s y unos destellos en los 90’s.

El paso de Roethlisberger por la NFL ha dejado decenas de récords, jugadas insólitas, triunfos inolvidables, derrotas dolorosas, huesos rotos, polémica, esperanza…

Ben se despidió ayer oficialmente: “Ponerme esa camiseta todos los domingos con mis hermanos siempre será una de las mayores alegrías de mi vida”, dijo.

Y verlo en el campo será una de mis mejores alegrías también. Por eso desde que oficializó su retiro he estado cabizbaja –no sé si lo entiendan–, la era Roethlisberger termina y no he podido dejar de pensar en esas casi dos décadas llena de recuerdos.

Mi mamá consolándome cuando Steelers perdió el Super Bowl contra Green Bay. Gritar con mi amiga Liliana cuando Santonio Holmes atrapó el pase perfecto de Ben en la zona prometida y ganar el Vince Lombardi. Llenar mi casa con souvernirs y que mi clóset se vea amarillo-negro. 

Gracias Ben, gracias vida… y ha seguirle a ver a dónde llegamos.

×