Opinión

Latitud |¿Qué tan seguro es WhatsApp para un político norteño?

Opinión

¿Qué tan seguro es WhatsApp para un político norteño?

Me pregunta un diputado federal, cuál sería el medio de comunicación más seguro para evitar el espionaje telefónico.

Tomando en cuenta que es un secreto a voces que es el propio gobierno en sus tres niveles, sobre todo el federal, quien gancha a todo el mundo, el afán de encriptación es una ilusión vana: el enemigo viene de adentro.

Aclarado lo anterior, recomiendo WhatsApp como el medio más seguro en contra del propio espionaje gubernamental. 

Y es que más que un medio, WhatsApp es una aplicación que ha resistido las pruebas para ser hackeado. No se crea que en menor proporción que Telegram, empresa que inició una campaña para restarle reputación a su competencia usando precisamente el WhatsApp para dispersar una bola de fake news. 

Los altos jerarcas de la 4T con todo y jaguares de los martes deberían saber que WhatsApp se abre a un estado permanente de comunicación interactiva y tiene una encriptación muy aceptable, lo cual nos hace menos manipulables a la vigilancia confidencial. 

Claro está, no todo lo que reluce es oro: WhatsApp apunta a que será más pronto que tarde un sistema de pago, y esa misma condición comercial mermará las ventajas actuales de la comunicación por esa vía.

Tan simple es usar el WhatsApp, que hasta los propios espías terminan relacionándose entre ellos en este entorno virtual, aunque ya se sabe que su hábitat natural son las tinieblas. 

En conclusión: llegará pronto el día en que no tengamos miedo de ser espiados porque ya todos vivimos en un reality show global. Dicho de otro modo, vivimos dentro de muros de cristal. Ni modo. 


Etiquetas:
×