OpenA
Latitud

¿Qué tuvo que ver Samuel con el aumento de 11%?

Latitud

¿Qué tuvo que ver Samuel con el aumento de 11% de recursos a Nuevo León?

Hay un intenso debate sobre el aumento del 11% en las participaciones federales para el estado de Nuevo León. 

Algunos expertos en presupuestos opinan que el incremento se dio de manera automática: son fórmulas matemáticas, no políticas. 

Estos especialistas señalan que casualmente los estados más beneficiados no están gobernados por Morena. Incluyendo Nuevo León. No es casualidad, dicen ellos. 

Antes de dar mi opinión les doy el contexto. 

Entre los 32 estados del país, Nuevo León será uno de los estados que incremente más sus participaciones el próximo año.

Por supuesto falta que el Congreso de la Unión aprueba el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos para el próximo año. 

Pero en la Iniciativa de ley que presentó Hacienda, el 11% para Nuevo León ya es prácticamente un hecho. 

En términos reales significa que Nuevo León recibirá mas de $84,000 millones de pesos. 

¿Saben mis lectores cuánto recibimos el año pasado? Hagan sus restas. O si prefieren, yo mismo les doy la cifra: $75,000 millones de pesos. 

En general, las participaciones federales que recibirán los estados en 2022 se contempla que lleguen a $100,000 millones de pesos. Una media de 6.7 por ciento.

Ahora sí: ¿de quién es el mérito? ¿A quién le ponemos la estrellita en la frente? 

Yo le respondo dos cosas a los especialistas que opinan que de nadie es el mérito, porque es mera fórmula matemática. 

La primera, que no se han aumentado las participaciones desde hace siete años. ¿Por qué? Quién sabe. Ahí no hay fórmula matemática que explique tanta tardanza. 

La segunda cosa a recalcar es que pudieron retrasarse otros siete años más para que ocurrieran estos incrementos. ¿Por qué ahora y no antes ni después? 

Por acuerdos políticos. 

Hay gobernadores que son buenos para cabildear recursos por la vía política y hay otros que son unos perfectos inútiles (no digo imbéciles y menos corruptos porque luego se me ofenden y me amenazan con demandarme como uno que fue mandamás de Tamaulipas). 

Negociar no implica pelearse. A veces los pleitos funcionan. Darse de trompadas tiene de vez en cuento sus ventajas. Todo a expensas del resultado. 

En este caso, la negociación política resultó el camino más adecuado. Un camino, por cierto, en el que los diputados federales se quedaron mirando. ¡No sean tan flojos y ayuden! Para eso les pagamos.  

Claro está, como dicen los gringos, no hay almuerzo gratis. ¿Qué se negoció directamente con el presidente Andrés Manuel López Obrador para este incremento del 11% en participaciones federales para nuestro estado? 

Yo le tengo la respuesta al lector. Me la dijo uno de los negociadores clave. 

En un próximo artículo se las explico.

×