Quien tuviera un airoplano


Quien tuviera un airoplano, quien tuviera un airoplano pa de un volido llegar donde se encuentra la que amo para llevarla a pasear...

El Airoplano, en voz de Pedro Infante

El señor Miguel Torruco Marqués, recién nombrado secretario de Turismo de México, se sumó a los declarantes, empeñados en ser los exégetas del presidente López para decirnos cuales son sus decisiones  que quieren darle cuerpo a un ente informe que responde al nombre del sistema aeroportuario mexicano. 

Dijo que ya se había tomado la decisión en el tema de los aeropuertos y que el de Santa Lucía será la terminal de vuelos internacionales del sistema y el aeropuerto de la Ciudad de México –sin precisar cual– será la terminal de vuelos nacionales.

Lo pudo haber dicho al revés. Para el caso es lo mismo. El argumento en contra de Santa Lucía reside en que, tal como se ha planteado por la nueva administración, la conectividad entre vuelos internacionales y destinos mexicanos donde el turismo se vería directamente beneficiado se irá por un caño. Lo evidente es que se les está haciendo, como decía mi padre, bolas el engrudo. Por ello mismo, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, le corrigió la plana a su compañero de gabinete diciendo que estaba equivocado. Ayer el presidente López dijo que el asunto se estaba estudiando y que él no iba a entrar a una polémica. Antes, el señor Torruco había dicho que en la materia la única autoridad era el secretario Jiménez Espriú.

Un verdadero galimatías. Cada loco con su tema.

Por lo pronto, los tenedores de bonos para financiar el NAICM emitidos bajo el ala protectora de la Bolsa de Nueva York por el gobierno mexicano no aceptan la oferta de recompra de ese papel con el mismo dinero con que fueron adquiridos; primero, porque no hay dinero que alcance, aunque pretendan comprar dólares a ¢80 centavos. Luego, porque para el gobierno de México, sin importar el partido que llevó al poder a qué mandatario o funcionario, cualquier controversia tendría que ventilarse en los juzgados de Estados Unidos. Donde lana es lana.

López Obrador está urgido de darle salida a este laberinto de juegos de poder en el que lo metieron la combinación de intereses económicos y manipuladores del populismo. Ellos no acaban de entender que el negocio del transporte aéreo reside precisamente en la conectividad para que un viajero que viene de París a Mérida pueda cambiar de aeronave caminando unos cuantos pasos y no trasladándose por vías inexistentes por dos horas. Ya sería conveniente que el Presidente asumiera su autoridad, diera un manotazo en su escritorio y pusiera a los declarantes en orden cuando se refieran a un asunto que es, prácticamente, de seguridad nacional.

PILÓN.- Ya ha dado comienzo en mi tierra el más estrambótico ejercicio de locura electoral. Se trata de la relanzada campaña electoral más breve de la historia para elegir al que, ahora sí, será el alcalde de Monterrey. Adrián del PRI o Felipe del PAN recibirán como regalo de Santa Clos los resultados de los comicios repetidos el 23 de diciembre. Es indudable que mis paisanos ya están hartos de este circo, que los que fueron funcionarios de casillas en el primer intento ya no quieren más de lo mismo y que es previsible un alto nivel de abstencionismo.

Para vergüenzas no gana uno.


Volver arriba