OpenA
Fortaleza ciudadana

Recordando a Paco Mendoza

Fortaleza ciudadana

Recordando a Paco Mendoza

Conocí a Paco cuando ya era magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Nuevo León, por mi activismo y participación en múltiples eventos coincidíamos en diferentes actos y lugares, en las previas tuvimos oportunidad de tratarnos y hacernos cuates-amigos. 

Llevamos a cabo varios acuerdos que pretendían que el Poder Judicial dispusiera de la menor cantidad de elementos de seguridad pública para efecto de que los ciudadanos pudiéramos contar con más efectivos en servicio y que las medidas cautelares y el uso de elementos comisionados para atender esos servicios fuera optimizado. En este tipo de acuerdo intervinieron los tres poderes: el Judicial disminuyendo las solicitudes, el Legislativo listo para aprobar modificaciones a las leyes en caso de ser necesario y el Ejecutivo vía seguridad pública tratando de tener más elementos, así como comprometiéndose a disminuir los elementos dedicados a la custodia de particulares que trabajan en el servicio público.

Nos reunimos varias veces a planear cosas que fueren en favor de la ciudadanía, siempre perceptivo y dispuesto, nunca le pedí nada que tuviera que ver con algún asunto en especifico de los miles que se llevan en el tribunal, por tanto tuvimos una comunicación directa libre de contaminación de intereses particulares.

Ahora que terminó su presidencia en el Poder Judicial y que por cierto no se pudo quedar a toda la ceremonia de su informe, su salud le jugó duro y al no estar bien tuvo que retirarse a ser atendido.

Con el perdón y permiso de Paco y de su familia seré indiscreto en algo que me llamó mucho la atención e hizo que se me enchinara la piel al escuchar de un mutuo amigo que lo quiso como hermano y de quien me reservo su nombre, al revelarme ese testimonio que ahora platico. Resulta que nuestro buen amigo estando en plena convalecencia ya muy malito, pasaba mucho tiempo dormido o como desconectado, la familia tenía claro que su condición de salud se agravaba y que por tanto cada día era una bendición poder contar aún con él. Al verlo así, las mujeres de la familia insistieron en que debía ser auxiliado espiritualmente, por lo que fueron por un sacerdote católico para le visitara y aun cuando estaba en esa condición como –fuera de sí– era importante que recibiera esos signos de fe. Pues llegó el sacerdote y fueron a su habitación a decirle que estaba en su casa el cura, cuál sería la sorpresa que de inmediato se incorporó para recibirlo, lo que obvio llamó la atención después de haber estado así como desconectado-inconsciente, propio de un padecimiento tan serio como el que le aquejó. Con agrado de su familia platicó con el ministro, se confesó; el padre, para saber si estaba ubicado en tiempo y espacio, le preguntó qué día era, y con fuerza le contestó que era día de su santo, de San Francisco de Asis, era 4 de octubre. Para los cercanos esta fue una manifestación muy fuerte de fe; es decir, uno de esos milagros de regresar a un estado de alerta total cuando estuvo a verlo Jesús en la comunión. Al término del encuentro dijo; “ya estoy listo”, él falleció la mañana del 6 de octubre de 2021. 

Pues sí, mis querido amigos, así como a ustedes, a mí me brillaron los ojos de la emoción y a quien me platicó este hecho también se le quebró la voz con el llanto de perder a un tipo muy querido, a un hermano de esos que la vida te da aunque vengan con otros apellidos. No me queda duda de que se entregó espiritualmente para presentarse ante el creador. Así se fue Francisco Javier Mendoza Torres, QEPD.

luisgerardotrevinogarcia@gmail.com

Twiter @luisgfortaleza

Instagram @fortalezaciudadana 

Fb. Fortaleza Ciudadana compromiso por la seguridad

Fb. Luis Gerardo Treviño Garcia

×