El consejo del díaMonterrey
Más del autor

Prevenir el Burnout

Siembra un pensamiento

Desarrollar amor propio

Ser Asertivo

Hablar en público

Ser íntegro

Reduce la fatiga


Muchas personas se levantan de la cama con la sensación de no haber descansado. Se sienten arrastrados por una apatía que sobrecarga y enlentece sus pasos. Estas personas experimentan lo que se conoce como fatiga. La fatiga es definida como una sensación de mucho cansancio, poca energía, poca motivación y un fuerte deseo de descansar. Típicamente se experimenta después de un intenso y continuo esfuerzo físico o mental. Si te sientes identificado con este mensaje o lo experimentas al menos 3 veces a la semana, seguramente tu cuerpo te está pidiendo a gritos un ajuste en tu estilo de vida. Hoy quiero compartirte 3 consejos para reducir la fatiga.

1. Mejora la calidad de tus descansos

¿Cuántas veces te ha sucedido que buscando descansar tomaste tu celular o tu tablet manteniéndote ocupado? Pareciera como si dichos aparatos estuvieran pegados al cuerpo y no fuera posible desconectarse de ellos. Empieza un nuevo día y lo primero que hacen algunas personas es revisar sus notificaciones en su celular. Desayunan con una mano en el plato y otra en su celular. El día avanza y cuando llega el momento de tener que desconectarse para relajarse, viene el autoengaño. Toman un poco de descanso sentados con una posición física de descanso, pero tensando su cuello, hombros y brazos, sin permitirse entrar en esos minutos u horas de descanso tan necesarios.

¿Qué pasaría si al descansar desarrollarás un ritual en el que alejes los dispositivos electrónicos en los que te ocupas? Tendrías un mayor bienestar. Enfócate en tu respiración, en tu presente y en las bendiciones que has recibido. Alcanzarás un estado de satisfacción física y mental, que te permitirá apreciar lo bueno y llevar tu cuerpo a un estado de relajación consciente. 

2. Nútrete 

La mala alimentación es como andar en una bicicleta con una llanta ponchada. Puedes avanzar con esfuerzo, pero no a una gran velocidad. La fatiga se vuelve presente cuando hay desnutrición y deshidratación.

Es importante que aportes vitalidad al contar con una rica fuente de vitaminas y minerales. Algunas personas lo obtienen a través de frutas y verduras partida o a través de licuados. Durante el día, hacen lo posible por contar con porciones de proteína vegetal como las legumbres, frutos secos y aguacate.

Cada día mantén tu compromiso de beber suficiente agua según tu peso. La hidratación te ayudará a mantenerte fuerte. Recuerda reducir el consumo de refrescos y jugos con azúcares y endulzantes artificiales, estos no te hidratan de la misma forma que el agua.

Desde hace tiempo se ha relacionado el consumo del magnesio con la relajación y el bienestar. El magnesio es reconocido como un tranquilizante natural que influye en las transmisiones nerviosas. Encárgate de tus niveles de magnesio, los cuales influyen directamente en la producción de serotonina, hormona relacionada con tu felicidad y tu estado de ánimo. Si deseas tener mayor fuerza muscular, el magnesio es un recurso muy valioso para lograrlo.

Consulta a tu especialista en nutrición para que te ofrezca un plan de alimentación que incluya todo lo que según tu cuerpo, tu peso, tus intereses y tus necesidades pueda ayudarte a reducir tu fatiga.

3. Administra tu estrés

Muchas veces no es la actividad que describimos como estresante la que causa la fatiga, sino la pobre administración del tiempo y de las demás actividades que pueden hacerse en el día. Si te organizas podrás ir por la vida con mayor tranquilidad. Todo es cuestión de que tomes la decisión de disponer tiempo para hacer las actividades que tienen alguna carga de estrés y disponer tiempo para relajarte o recrearte.

Dispón intencionalmente de tu tiempo para hacer aquello que sale de tus pendientes, preocupaciones y presiones. Toma tu libro preferido y léelo; conéctate con la naturaleza y respira profundamente; observa lo que hay a tu alrededor y contémplalo; si tienes mascota, siéntate a su lado para acariciarle; escucha tu música favorita y canta.

Tu cuerpo es sabio y reconoce lo que necesitas. Cuando experimentes fatiga, pregúntate que mensaje te está dando. Hoy tu cuerpo te está hablando a través de la fatiga y su mensaje es: relájate y disfruta.

"Si renuevas tu manera de pensar, transformarás tu forma de vivir"

Sigue leyendo...
Volver arriba