OpenA
Carrera por el Imperio

Represalias de China contra EUA

Carrera por el Imperio

Represalias de China contra EUA

La reciente visita a Taiwán por parte de la presidenta de la Cámara de Representantes de EUA ha provocado inmediata y futura animadversión por parte de China, y llevado a un nivel aún inferior las relaciones entre ambas naciones. Bajo el argumento de su política de "ambigüedad estratégica" que data de 1979, aunado a la independencia de poderes, EUA argumenta no haber violado ningún acuerdo. 

Por su parte, China lo ha considerado como una falta grave a su política de "una sola China" de 1992, que debería reconocer un solo gobierno y a Taiwán como parte de su territorio, y por ende, interpretarse como una violación a su soberanía. Las represalias inmediatas de China han incluido el inicio de ejercicios militares cercanos al territorio de Taiwán y sanciones a productos importados. Alrededor del 30% de las exportaciones de Taiwán son hacia China, y aunque las importaciones de China son relativamente bajas, mantiene aún una importante dependencia de chips producidos en Taiwán para sus productos de alta tecnología.  

Mi análisis y prospectiva: Vale la pena enfatizar que EUA y China mantienen una significativa relación comercial que evita hasta cierto grado su enfrentamiento militar, por ser una opción de daños económicos irreparables para ambos. Un enfrentamiento bélico entre EUA y China en el corto y mediano plazo continúa siendo un escenario de baja probabilidad, y menos aún provocado por una visita. 

Aunque la política de "ambigüedad estratégica" de EUA continúa funcionando, el modelo comienza a desgastarse más rápidamente conforme China avanza en su posicionamiento como potencia global. 

Aunque ambos países mantienen argumentos válidos desde su perspectiva, ninguna explicación es suficiente para encontrar un punto de coincidencia y aceptación mutua sobre la legitimidad o ilegitimidad de la visita de la funcionaria estadounidense. 

Ambos países enfrentarán procesos electorales a finales de este año. En EUA, el combate decisivo y la competencia frontal con China es uno de los pocos temas que une a demócratas y republicanos, por lo que una de las apuestas de los demócratas es que este tipo de acciones, como la reciente visita, derive en preferencias y votos para las elecciones intermedias. En China, Xi Jinping procura reelegirse por tercera vez, siendo esta la primera ocasión que sería permitido después de haber modificado la legislación que solamente permitía dos términos de cinco años. Por lo anterior, ante el reciente suceso, existe una alta probabilidad de que Xi Jinping implementará represalias que sean populares para la clase política y ciudadanos de China, de lo contrario, pudiera interpretarse como debilidad, previo a su ratificación a finales del año. Desde otra perspectiva, para Xi Jinping el reciente suceso también puede considerarse como un "derecho" para implementar sus represalias, argumentando que EUA inició la provocación, lo cual muy seguramente EUA consideró en sus cálculos. Por ende, es de esperar mayores represalias de China contra EUA, directas o indirectas, que serán anunciadas antes de la reelección de Xi Jinping, y que pudieran abarcar desde aspectos comerciales, hasta aspectos militares como por ejemplo el intento por establecer una base militar en el continente americano o en alguna latitud que confronte la hegemonía estadounidense. 

La relativa estabilidad de ausencia de agresiones directas entre EUA y China estará siendo rápidamente sustituida por un escalamiento de diplomacia coercitiva que se mantendría al margen de provocar un conflicto armado.

×