OpenA
Fortaleza ciudadana

Retando a la Fiscalía; detenido

Fortaleza ciudadana

Retando a la Fiscalía; detenido

Hace cinco años muchos ciudadanos interesados en desarrollar una sociedad donde se respete la cultura de la legalidad, junto con los legisladores de la LXXIV buscamos incidir en la creación de un sistema que fuera capaz de prevenir y combatir la corrupción, creando entre otras instituciones las fiscalías autónomas que ya dejarían de estar sometidas al ejecutivo.

El 9 de marzo del 2018 tomaron protesta los fiscales, entre ellos el de delitos electorales, recuerdo que por aquellos días el titular del Ejecutivo no estaba muy complacido con la idea de que la Fiscalía General dejaba de ser el brazo armado del Ejecutivo para la procuración de justicia, así nos estuvimos mandando mensajes con la ayuda de los medios de comunicación, ese gobernador nos puso calificativos que éramos un grupo  de “distinguidos o algo así”,  y bueno, se pusieron en marcha esas instancias dentro de un Sistema Estatal Anticorrupción.

Ahora, una de esas fiscalías que le estuvo invitando para que acudiera a expresar lo que a su derecho convenga en una entrevista, donde se integran datos que hacen probable la participación en hechos presuntamente delictuosos, al hacer caso omiso, por la razón que usted quiera para mandarle llamar, se utiliza la orden girada por un juez y ya ve usted el revuelo que se causa. 

Habrá quien diga que se está haciendo costumbre y que cada gobernador llegará a meter a la cárcel a su antecesor, la verdad como ciudadano, abogado, con la participación que pudimos tener en la creación del sistema, la puesta en marcha, lo que se trabajó desde el primer comité de selección, con todo ese antecedente, la verdad quisiéramos que no se tuviera que privar de la libertad a nadie y menos a un exgobernador. 

Permítame explicarme; cuando se pensó en la motivación y justificación del sistema teníamos la firme convicción de que fuera conocido y que desestimaran la participación en actos fuera de la ley que pudieran considerarse actos de corrupción en cualquiera de sus modalidades, así como cuando se escriben los códigos que establecen un castigo para quien cometa ciertas conductas que están anotadas y donde se prevé una sanción, pues con ese ánimo se trabajó en el desarrollo del sistema que obvio piensa en castigar a los que infrinjan las reglas. No puede alegrarme de ninguna manera que quien estuvo a cargo del estado haya presuntamente incurrido en diversas conductas que lo pueden hacer acreedor a sanciones que el código establece con una pena corporal; como que es el colmo, tanto estuvimos machacando con que venía el sistema, que esperábamos que nadie se atreviera a cometer delitos de esta especialidad y hoy tenemos muestra de lo que no se debe hacer.

Para la reflexión tendremos la pregunta ¿acaso falló el sistema o la ley? Pues la reflexión será sencilla, las reglas estuvieron a su alcance, si no las respetó y no le importó cumplir la ley al hoy privado o algunos de sus nerviosos excolaboradores pues, con la pena, pero esa responsabilidad de saberse conducir con respeto a las normas que rigen la vida en sociedad y en el servicio público es responsabilidad personalísima de cada quien. Insisto que no me agrada ver la estampa del antes poderoso funcionario reducido a persona privada de su libertad, donde no vale influencia, ni se le permite estar cuidado por su escolta. 

Ojalá este tipo de acciones legales sirvan a las siguientes generaciones y eviten incurrir en conductas reprochadas por la ley y la sociedad. Tema tan fuerte que hasta tembló en Monterrey, 

sismo de 4.1 grados.

luisgerardotrevinogarcia@gmail.com

Twiter @luisgfortaleza

Instagram @fortalezaciudadana 

Fb. Fortaleza Ciudadana compromiso por la seguridad

Fb. Luis Gerardo Treviño García

×