OpenA
Carrera por el Imperio

Rusia obtendría beneficios y ventaja de posicionamiento

Carrera por el Imperio

Aún sin conflicto militar con OTAN, Rusia obtendría beneficios y ventaja de posicionamiento.

Durante los últimos meses, Rusia ha mantenido en suspenso al mundo con la posibilidad de invadir Ucrania, país localizado al oeste de Rusia que pertenecía a la Unión Soviética.

Vale la pena recordar que en el primer trimestre de 2014 Rusia anexó la península de Crimea perteneciente a Ucrania, y posteriormente se desencadenó también un conflicto en la región fronteriza de Donbass, donde un grupo de separatistas prorrusos se rebelaron contra el gobierno de Ucrania. Como consecuencia de ello, además de la imposición de sanciones económicas, las potencias globales decidieron expulsar a Rusia de su selecto grupo, el G-8, y convertirse en lo que hoy se conoce como el G-7. 

Otro mecanismo que agrupa a algunas potencias globales y además se ha mantenido como adversario de Rusia, es la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la cual surgió en 1949 como una alianza militar de EUA y otros países, incluyendo principalmente los más poderosos de Europa occidental, con el objetivo de contrarrestar la influencia, amenaza militar, y crecimiento de la Unión Soviética, además de mantener la seguridad regional y global. Después de la Guerra Fría, producto de la disolución del bloque soviético en 1991 y la debacle económica de Rusia, la OTAN permaneció como el organismo militar que agrupa a los países considerados del “Occidente”, donde se tratan los temas de seguridad que afectan a los miembros y a la región. 

Es importante enfatizar que entre los compromisos y beneficios de los miembros de la OTAN destaca la defensa conjunta inmediata ante cualquier ataque contra alguno de sus miembros. Ucrania ha mantenido una relación con la OTAN como parte de su proceso de solicitud de incorporación, mas aún, no es formalmente miembro del organismo. Rusia mantiene de momento un grupo de aproximadamente 100,000 militares en la frontera con Ucrania, argumentando un ejercicio militar en su frontera, lo cual los miembros de la OTAN interpretan como el preámbulo de una invasión similar a la de Crimea.  

Mi análisis y prospectiva: Para tener claridad sobre el conflicto actual, es primordial asimilar que el principal motivo es el posicionamiento y amenaza militar de las partes. EUA y aliados, a través de la OTAN, han ido extendiendo su presencia e influencia en Europa del Este, cerca del territorio ruso, lo cual implica el establecimiento de bases y arsenal militar. Por su parte, Rusia percibe esto como una amenaza, al considerar dichos países aledaños a su frontera, como parte de su región de influencia y de seguridad; es decir, rechaza el posicionamiento militar cercano de posibles adversarios. Con la movilización de tropas a su frontera con Ucrania, Vladimir Putin, Presidente de Rusia, ha logrado no sólo la atención internacional, sino también el inicio de negociaciones con la OTAN, incluyendo la reunión virtual bilateral con el Presidente de EUA, Joe Biden. Este hecho por sí solo, ya posiciona al menos mediáticamente a Putin, entre los líderes de potencias.

Recientemente, como parte de las negociaciones para evitar un enfrentamiento bélico, Rusia solicitó por escrito a EUA prometer que no integrarían a Ucrania y a otros países a la OTAN, además de retirar su armamento de los países de Europa del Este. Dichas demandas no serán fácilmente cumplidas; sin embargo, existen miembros de dicho organismo, como Alemania, que dependen significativamente de la provisión de gas ruso. Es decir, algunos miembros prefieren evitar un enfrentamiento o distanciamiento con Rusia que derive en efectos colaterales contra sus cadenas productivas, seguridad energética, y economía. Por el momento la OTAN, ante una posible invasión de Rusia a Ucrania, ha amenazado con más sanciones económicas, lo cual no es una respuesta equiparable, y se ha referido como posibilidad más remota la respuesta militar. 

Por su parte, China ya ha declarado junto con Rusia su oposición a la expansión de la OTAN, durante la reciente visita de Putin a Beijing por los Juegos Olímpicos de invierno, lo cual se puede interpretar como un apoyo mutuo y alineación entre estos dos países para erosionar el posicionamiento de sus adversarios en su región. Por lo tanto, Rusia mantendrá una política exterior ofensiva para lograr frenar la expansión de la OTAN, y algunos miembros de dicho organismo procurarán evitar iniciar un conflicto armado.

×