OpenA
Hablando en plata

Santa Lucía, ¿riesgo de choque de aviones?

Hablando en plata

Santa Lucía, ¿riesgo de choque de aviones?

La primera controladora de tráfico aéreo del aeropuerto de la Ciudad de México, María Larriva Sahd, en entrevista en el Financiero TV, mostró las desventajas de utilizar Santa Lucía como destino de vuelos comerciales. La operación simultánea de los aeropuertos de la CDMX y el de Santa Lucía, incrementa el riesgo de colisión entre aviones, generará demoras para aterrizar, saturará con frecuencia el espacio aéreo y reducirá la seguridad en las aproximaciones a la Ciudad de México.

El traslado del aeropuerto de la CDMX a Santa Lucia, según análisis del Grupo Reforma, con las actuales vías de comunicación, toma alrededor de dos horas y cuesta cerca de $1,000 pesos en Uber. Del Aeropuerto de la CDMX al de Texcoco un taxi tarda 21 minutos y cobra menos de $200 pesos.

Las puertas y facilidades para checar pasajeros (slots) serán 14 en Santa Lucía, mientras que en Texcoco 120, 8.6 veces más que en Santa Lucía. En el actual aeropuerto de la CDMX hay 74 slots, 5 veces más que los proyectados en Santa Lucía. 

El aeropuerto de Texcoco fue diseñado por el mejor arquitecto para aeropuertos del mundo, Norman Foster. El aeropuerto sería el más grande de Latinoamérica y les haría competencia a los aeropuertos de EUA, al convertirse en centro de conexiones. 

La Secretaria de Comunicaciones calculó en 2019 la cancelación de Texcoco en $100,000 millones de pesos. En febrero de 2021, la Auditoria Superior de la Federación en $332,000 millones. Esa cifra la consideró el presidente "exagerada" y la borraron. En una monografía, de mi autoría, Santa Lucía o Texcoco, pruebo que la cancelación de Texcoco, más la reconstrucción de Santa Lucía y las ampliaciones en los aeropuertos de Toluca y CDMX, suman $404,600 millones de pesos, 42% más que el de Texcoco terminado: $285,000 millones. Leerla online en cisle.org.mx.

Como presidente electo, López Obrador propuso que Texcoco lo construyera el sector privado. Si no se hubiera dejado influenciar por un constructor y consejero, que le recomendó Santa Lucía por intereses personales, el costo del aeropuerto de Texcoco hubiera sido cero para el gobierno.

Estamos a tiempo de retomar Texcoco y dejar las ampliaciones realizadas en Santa Lucia como mejoras al aeropuerto militar. Los costos de Texcoco serían menores a continuar ampliando Santa Lucía, Toluca y el de la CDMX, y tendríamos un aeropuerto de primera, de calidad mundial y no un aeropuerto de cuarta. 

×