OpenA
Hablando en plata

Se debilitan AMLO y MORENA

Hablando en plata

Se debilitan AMLO y MORENA

En lo que va de 2022 acontecieron varios hechos que dejan claro la pérdida de apoyo al presidente López Obrador y a su partido MORENA. Y aunque algunas encuestas todavía le dan una alta popularidad, la realidad dice otra cosa.

La consulta de revocación de mandato, sin beneficio para el pueblo, y con el real objetivo de ser una prueba de apoyo al presidente, quien ganó una elección que le da legalmente la presidencia hasta 2024, muestra una reducción de apoyo al gobierno. A pesar del gasto de millones de pesos en espectaculares, acarreados y un ejército ilegal de morenistas, con sueldo para promocionar el "que siga AMLO", de 30 millones de votos en 2018, solo llegó a 15 millones en la consulta de revocación de mandato.

El fracaso en el Congreso para aprobar su Reforma eléctrica, sacar a la inversión privada de la generación de electricidad, y regresar al monopolio de la electricidad del siglo pasado, muestra la debilidad creciente de AMLO y MORENA.

El mayor peligro es que a pesar de esos hechos, el presidente, por estar rodeado mayoritariamente de servidores, no de colaboradores, que prefieren no decirle sus errores, pues tienen miedo de que se moleste, y pierdan la "chamba", le dicen que los resultados negativos son culpa de grupúsculos de neoliberales y conservadores que buscan desprestigiarlo.

Junto con esos errores, otro grave error es la decisión de construir un tren dañando la ecología, que bien lo podrían hacer los particulares, con un costo cero para el gobierno, y podría utilizar esos recursos para la compra y distribución de medicinas para los niños con cáncer y de otros padecimientos. 

El desorden en la Secretaria de Salubridad llegó al absurdo de que mientras caducan miles de medicamentos en las bodegas del IMSS, en sus clínicas dicen que no hay medicinas. 

Otro error fue adaptar un aeropuerto militar para edificar uno civil, sin hacer caso a especialistas que le advirtieron lo impráctico y costoso de abandonar Texcoco, que hubiera sido el más grande de Iberoamérica, con 120 puertas de llegada, por otro de 14, con una capacidad 8.5 veces menor. 

Si el amigo presidente sigue con la idea de que todo lo realizado por su gobierno está bien, será difícil que corrija errores y las perspectivas negativas de sus años faltantes aumenten entre los inversionistas. 


×