OpenA
Crónicas de un comelón

¡Se hizo!

Crónicas de un comelón

El concurso de parrilla más importante vuelve a las andadas.

Hace algunos ayeres, un joven de la ciudad tuvo la idea de hacer un concurso de carne asada. A sabiendas de que no podía presentarse así nada más ante las marcas que podrían convertirse en sus patrocinadores, inventó una asociación y un logotipo. 

Su sueño guajiro se convirtió en realidad, y pudo hacer un concurso denominado Maestro Parrillero. Seguramente aprendió muchas cosas sobre lo que implica organizar un evento, pero también aprendió lo importante que es contar con una marca. 

De ahí nació una sociedad dedicada a la parrilla. Este año, esa asociación celebra diez años, y recién acaba de celebrar la novena edición del concurso. Novena porque por un par de años se tuvo que suspender por la pandemia.   El nombre del concurso cambió, como también lo hizo el de la asociación.

Pero el espíritu sigue siendo el mismo, y lo tomó de su misión: Promover, preservar y celebrar las tradiciones culinarias de nuestro país a través de la parrilla. Después de haber participado en un puñado de ediciones del concurso y de seguir la evolución de la sociedad, debo admitir que me parece admirable el trabajo que realizan. 

La sociedad que empezó como una marca para pedir patrocinios, ha crecido hasta tener representación en varios lugares de nuestro país, y es digno representante de México en concursos de parrilla internacionales.   

La novena edición del concurso, por su parte, fue un evento digno del décimo aniversario de la sociedad y un excelente evento para el regreso tras la suspensión de la pandemia. Año con año, el campeonato nacional de parrilla ha ido creciendo. 

No sólo en tamaño, desarrollo, nacionalidades representadas, infraestructura (con todo y lodo) y en general, la calidad del evento.   En esta última edición, pude constatar el constante trabajo que realiza la gente de la sociedad, y claro, los directamente responsables de la organización y ejecución del concurso. Me queda claro que ya desde hoy, están viendo de qué manera van a hacer que en el 2023, el concurso siga avanzando hacia la meta de ser el mejor concurso de parrilla del mundo. 

Para darnos una idea del tamaño del trabajo detrás del concurso, les cuento que este fin de semana nos dimos cita casi un centenar de jueces, más de 1,000 participantes con sus familias, alrededor de 35,000 asistentes, grupos musicales, incluido el que vale lo que pesa, y un gran número de expositores y también muchos otros de staff. 

Cayeron unas lluvias torrenciales pero, ni eso pudo detener esta gran fiesta alrededor de la parrilla.  10 años de un proyecto no son poca cosa, y la fiesta fue en grande. Pero en 2023, seguramente tendrá que ser más grande, y seguro lo será, ya que es la décima edición. Todavía no tenemos fecha, pero ahí nos veremos.   

×