OpenA
El debate equis...

Tamaulipas, priistas azules contra priistas guindos...

El debate equis...

Tamaulipas, priistas azules contra priistas guindos...

Hacía mucho que la capital no se convertía en una verbena política con priistas de Morena y priistas del PAN. Lo digo porque fue muy evidente que durante el registro de los candidatos los más entusiastas fueron los tricolores de gorras azules, guindas, verdes y coloradas. 

Y es que Victoria fue testigo del registro de los candidatos en Tamaulipas, que fue para algunos de rutina, pero para otros sencillamente el inicio de una nueva etapa, en la que no sólo no hay calma, sino que todo es asomo de lo que será un verdadero huracán electoral. 

Pero de todo, lo más interesante que les cuento este día es la guerra que abajo se traen los priistas del PAN, contra los priistas de Morena. En colonias y ejidos, los multicolores priistas traen un forcejeo que ya veremos pa´ dónde "cobija más la cobija". 

Revise la lista de operadores de su entorno, sus redes sociales y muchos que ahora visten guindo y/o azul, estaban en 2016 abrazando a Baltazar Hinojosa Ochoa o a Francisco García Cabeza de Vaca. 

Y ahora vemos que algunos panistas son priistas, que otros morenistas han regresado al PAN, que priistas son de Morena. Un proceso que es como el mole, de mucha capsaicina, y termine usted la frase. Haga usted la lista y me dará la razón de que lo que vemos en estos días es una suerte de un "Kramer contra Kramer". 

Por aquello de que como "marido y mujer" los priistas tienen en el centro de su objetivo avanzar sobre la supremacía de poder en Tamaulipas, de un  Acción Nacional que sigue fuerte políticamente, sin el acoso del desafuero y el control retomado en el Congreso de Tamaulipas. 

Es más, voy este día a hacer una "fuerte declaración". De las tres campañas, la más priista de todas es la de César Verástegui, y no por quienes la organizan, sino por el carisma del "Truko", que insisto, para los tamaulipecos, y espero no ofender otra vez, él es el más Rodolfo. Y eso, claro que pesa en las bases. 

De Américo Villarreal y equipo, por supuesto que el domingo el candidato destacó que su base es familiar, fincada en la fama positiva de su señor padre "sinónimo de voluntad y trabajo... y de un gran amor por Tamaulipas". 

Y así estamos, que en medio de una guerra electoral que será territorial y donde, insisto, los alcaldes de todos los colores deben acreditar finalmente en junio de qué lado del futuro sexenio van a estar. 

Por lo pronto, todos los ojos siguen sobre la Reynosa de Carlos Peña, a quien no vimos en plana completa en el evento del domingo y ya algunos colegas y medios han destacado que la casa de Maki Ortiz aún está en litigio. 

Por un lado está el compromiso con quien fue la marca que les llevó al poder y por el otro el territorio de la dignidad, pues los miembros de la misma marca, Morena, se han encargado de agredir tanto a la exalcaldesa como a su hijo, quien por ahora se mantiene cortando margaritas. 

Vamos a ver... que estamos ya a 67 días y horas de la batalla final...

×