OpenA
Crónicas de un comelón

Temporada de comilonas

Crónicas de un comelón

Temporada de comilonas

Viviendo los festivales de comida en la pandemia.

¿Pero qué estoy diciendo?, ¿acaso hay una temporada en la que no como?... estas lonjas no se hicieron en vano y efectivamente, ¡como TODO el año!

Tampoco me refiero a que se avecina el temible maratón que arranca con los chiles en nogada y termina en los tamales de la Candelaria, pasando por el pan de muerto (que ya está en venta) y la rosca de reyes, por mencionar algunas de las tentaciones a las que nos enfrentaremos. 

Me refiero a un par de “festivales” que están sucediendo en estos días o que están por suceder y que creo que realmente valen la pena aprovechar. Uno de ellos, orientado específicamente al municipio de San Pedro, ya va por su undécima edición. 

A pesar de que existen quienes lo critiquen (y a quién no), no deja de ser una gran oportunidad de probar menús de restaurantes que quizás no acostumbramos, algunos de ellos, quizás tengan cheques promedio elevados y publican menús que cuestan quizás la mitad o menos de lo que costaría una visita al restaurante normalmente. 

Otros, pareciera que simplemente aprovechan la ocasión para dar rienda suelta a la creatividad y proponen platillos originales, incluso algunos de ellos los dejan en su menú posteriormente. Quizás seamos sus conejillos de indias, y si está rico, no tengo ningún problema con eso. 

El otro festival que se me viene a la mente está organizado por un par de celebridades de redes sociales. El año pasado organizaron su primera versión, con fin de incentivar ventas en restaurantes y les puedo decir que lo que probé de los menús que propusieron los restaurantes, bien valió la pena. 

Todavía hay poca información sobre lo que preparan para este año, habrá que estar pendientes. Sólo espero que nos den tiempo de recuperar la dieta, aunque sea un poco… y la cartera. 

Gracias a la tercera ola, y la variante delta; y al igual que el año pasado, los festivales tienen la opción de disfrutarse desde casa a través de servicio a domicilio, recogiendo sus pedidos en el restaurante, por medio de las plataformas de servicio y en algunos casos también en el comedor del restaurante. 

Es probable que se me estén pasando otros festivales, ya nos iremos acordando. Puedo decir con certeza que ha habido otros, aunque no recuerdo si todos se adaptaron a las modalidades para llevar/domicilio. De cualquier modo, esperemos poder regresar pronto a tenerlos nuevamente. 

Hay que darnos oportunidad de descubrir nuevos lugares, o de probar nuevos platillos en nuestros lugares acostumbrados. Quizás simplemente por darnos un gusto. Yo por lo pronto les puedo decir que estoy esperando que me llegue mi pedido con uno de mis postres favoritos que se coló a un menú. Estos festivales llegaron para quedarse, esperemos que el virus no. ¡Provecho!

×