Opinión

Opinión|The Line, la ciudad del futuro

The Line, la ciudad del futuro

The Line es una espectacular ciudad futurista, construida en forma de línea, con una longitud de 170 kilómetros y altura de 500 metros superando al Empire State, este es un proyecto de Arabia Saudita, el cual promete terminarse para 2030.

El líder del proyecto es el príncipe de Arabia Saudíta Mohamed bin Salman.

Además la ciudad será dividida en módulos, en donde sus habitantes podrán encontrar en menos de 5 minutos caminando todas sus necesidades básicas y para cruzar toda la ciudad les tomará 20 minutos a través de sus rápidos sistemas de movilidad. La ciudad está diseñada para albergar a más de un millón de personas provenientes de todas las partes del mundo .

The Line será un alarde de diseño vanguardista y futurista con una arquitectura estilo película de ciencia ficción con mucho énfasis en árboles y plantas junto con estructura de cristales que reflejan luces de colores, creando atmósferas de ensueño.

Se construirán distintos núcleos urbanos hiperconectados y autosuficientes en los que se integrarán parques públicos y espacios para buscar un desarrollo en armonía con el medio ambiente.

El transporte de mercancías y bienes para la ciudad será imperceptible ya que la mayoría se construirá bajo tierra e incluirá vehículos autónomos y rutas de transporte que llevarán las mercancías y alimentos a diferentes puntos de la ciudad.

La robótica y la inteligencia artificial permitirán procesar y analizar un 90% de todos los datos generados en la ciudad a través de machine learning, propiciando de este modo un aprendizaje continuo que permita optimizar los servicios prestados.

The Line ayudará a diversificar la economía saudí, liderando la transición desde los combustibles fósiles a la tecnología digital y sustentable, además incrementará el PIB en unos $48 000 millones de dólares para 2030.

The Line tratará de aprovechar al máximo su ubicación geográfica, ya que para un 40% de la población global la ciudad se encuentra a menos de cuatro horas de viaje en avión puesto que se ubica en la zona del Mar Rojo donde  confluyen un 13 % de todos los flujos comerciales de mercancías a nivel mundial.

Arabia Saudita está entendiendo muy bien el futuro, porque de ser una economía como la de México, basada gran parte en el petróleo, ellos están viendo que en el futuro el petróleo va a dejar de extraerse para dar pie a una economía con energías limpias. México debería estar proyectando crear ciudades como estas y estar pensando como los líderes de estos países petroleros que han apostado por la innovación y la economía del conocimiento.


Etiquetas:
×